albert rivera

Tras la enorme alegría que nos ha producido, a todos los andaluces y al resto de españoles que creemos en la libertad y la justicia, los resultados que se han dado en esta noche electoral del dos de diciembre. Noche que pasará a la historia con letras de oro en Andalucía, me he quedado perplejo al escuchar a Juan Marín y poco después a su jefe superior, Albert Rivera, expresando su derecho a presidir la junta de Andalucía.

Por desgracia puedo hablar y por propia experiencia de la forma de actuar que tiene el jefe del “clan de la manzanilla” originario de Sanlúcar de Barrameda. He visto y he sufrido en mis propias carnes la forma absolutamente personalizada y a cuatro manos, las suyas y las de su concuñadisimo “en su interés personal y en su interés personal” de cómo gestiona el partido, al menos en Sevilla. No puedo hablar del resto de Andalucía ¡Pero aquí en Sevilla! Eliminó usted a todo el que tenía capacidad de pensar, que además son los que hicieron posible, en las anteriores autonómicas, los mejores resultados de Andalucía, en beneficio de usted y no del partido. Solo hace unos meses que el cargo institucional más importante de Ciudadanos en esta provincia, Javier Millán, definiera a su partido, el partido de usted, en Diario de sevilla como “un grupo de amigos”. Lo único que valora, usted o su cuñado, a la hora de tener responsabilidades dentro del partido es la amistad, afinidad, genuflexión, hacía su  Clan. Ha día de hoy, no consigo saber las razones por las que propició la caída del único alcalde de Ciudadanos en Sevilla y con ello dar lugar a posteriori al mayor ridículo conocido por un partido político en el pueblo de Espartinas.

Este señor es el mismo que hasta hace un mes ha sostenido a Susana Díaz como presidenta de Andalucía. El mismo que una semana después y sin que se le moviera un musculo de la cara, responsabilizaba a esta señora de todos los males que hoy y también en los últimos cuatro años, ha padecido y padece Andalucía. Hace un rato y con veintiún parlamentarios, de ciento nueve, se auto coronaba presidente por derecho de la Junta de Andalucía. Derecho que ratificaba a los pocos minutos Albert Rivera. El mismo que tras ganar las elecciones catalanas y siendo el partido más votado, se quedo en la oposición, en la misma que hoy sigue. Señor Rivera; que ve usted de diferente en Andalucía con respecto a Cataluña que los demás no vemos. No seré yo quien elogie a Juanma Moreno Bonilla, señor Rivera, pero tiene cinco escaños más que su candidato. Señor Rivera, no creo que tenga que recordarle que funcionamos dentro de una monarquía parlamentaria, una democracia. Da la sensación que los usos y maneras de sus paisanos, los de Cataluña, los del supremacismo, han conseguido en usted, algo más que quitar la “o” de su nombre.

Contenido patrocinado:
Artículo anteriorMás que Tú sólo Dios
Artículo siguienteEl ridículo tuit de la “codirectora” del diario Público para expresar su cabreo por el resultado de las elecciones en Andalucía
Faustino Tomares
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.