Vergonzosa explicación Ministerio del Interior ataque Llarena
Portal de la casa del Juez Llarena después del ataque (Twitter)

El gobierno del lado del golpismo

En una vuelta más de tuerca en su deriva pro-independentista, el cada vez más inútil, Ministerio del Interior, ha dado unas vergonzosas explicaciones tras el ataque que se ha producido contra la casa del juez Llarena por parte de los independentistas de Arrán.

Según fuentes de un ministerio que nunca había caído tan bajo como desde que tomó sus riendas el ministro Grande-Marlaska, en ese ataque no ha habido “fallos de seguridad”, para añadir después que “la seguridad total nunca es posible y que la casa afectada contaba con seguridad dinámica, no estática”. Es decir, que no había agentes vigilando de forma permanente.

Esto es como si dijeran “pio, pio, que yo no he sido”, o lo que es más evidente, que lo que ha pasado en la casa del juez Llarena se la trae directamente al pairo a los responsables de ese ministerio.

De vergüenza

La actitud de este gobierno desde el minuto cero con respecto al independentismo es sencillamente vergonzosa. Se le nota a la legua que están más ocupados de pagar la deuda adquirida con los que apoyaron con sus votos la investidura de Sánchez, que de ocuparse de que las cosas vayan mejor para España y para los españoles.

Un ministerio de tanta importancia como el Ministerio del Interior no puede desatender de esa forma a uno de los jueces más atacados por el independentismo y después dar explicaciones y excusas como las que han dado esas fuentes. Es alucinante que estemos viviendo tiempos como los que estamos viviendo, los del mundo al revés, en los que un ministro dice que una manifestación en apoyo a la Guardia Civil es una provocación o se pone en riesgo, como se ha puesto, la integridad física del juez que lleva todas las investigaciones contra el golpe de estado de Cataluña.

Es patético.