Pedro Sánchez mentira hipotecas más caras
Pedro Sánchez (Youtube)

El injusto impuesto de los Actos Jurídicos Documentados

Tras la sentencia en la que el Tribunal Supremo primero dijo que el impuesto de AJD debía ser asumido por el banco y el cambio de la misma por la que se decidió que el impuesto lo asumieran los clientes, llegó Pedro Sánchez con una nueva mentira, otra más, y tras anunciar que, por decreto, se iba a imponer que ese impuesto lo asumieran los bancos dijo no creer que ese “los bancos repercutieran ese impuesto sobre sus clientes“.

Evidentemente Sánchez, una vez más, nos volvía a tomar a todos por imbéciles puesto que lo primero que han hecho los bancos es lo que todos pensábamos, encarecer las hipotecas de forma que los clientes, al final de la misma, habrán pagado más dinero que si hubieran tenido que pagar ese injusto impuesto, tal y como sucedía antes.

La demagogia y el populismo de este presidente incapaz e inmoral se demuestra claramente en un asunto tan grave como este. Si hubiera querido, de verdad, que los clientes de los bancos no salieran perjudicados lo que tendría que haber hecho es eliminar ese impuesto sin más. Pero eso no lo va a hacer nunca, ¿de qué van a vivir sus enchufados, sus pelotas y él mismo? A eso no se atreve.

Este discurso de Sánchez es demagógico y ofensivo para todo el mundo que lo escuche. Es tomar el pelo a los ciudadanos, una vez más, y tomarnos a todos en general por tontos.

El ejemplo publicado por Libre Mercado

Libre Mercado publicaba hoy mismo un artículo relacionado con este asunto en el que se relataba la situación real por la que estaba atravesando una pareja que justo en el momento en el que se estaba debatiendo este asunto, estaban negociando una hipoteca.

Tras la doble sentencia del Supremo y la posterior patochada de Sánchez, su hipoteca pasaba de tener un interés a plazo fijo del 1,9%, a tenerlo del 2,2% debido a la habitual clausula de los bancos en la que se indica que es una oferta vinculante, “salvo que medien circunstancias extraordinarias o no imputables a la entidad”.

Esta es la realidad de la que Sánchez y su colega Iglesias no hablarán nunca. Esta es la realidad de las consecuencias reales que sufren las personas de la calle con decisiones populistas, demagógicas y cobardes. Estas son las consecuencias de las mentiras de un presidente que no le dice la verdad ni al médico. Ahora ya no se habla de ello, él tiene suficiente con decir que ha obligado por ley a que ese impuesto sea pagado por la banca. Pero de eliminarlo nada de nada, ¿de qué va a vivir él entonces?