rosa díez

Todavía colea la concentración constitucionalista de ayer en la localidad navarra de Alsasua, y el intento de boicot de la chusma proetarra, los filoterroristas. Pero no solo han sido los ultras los que han dado la nota, también los socialistas, los dirigentes del PSOE, se han posicionado a favor de los bilduetarras.

Sí, aunque parezca duro, aunque parezca increible, la dirección del PSOE se ha radicalizado tanto, tanto depende de los que le facilitaron la moción de censura a Mariano Rajoy que han de salir en su defensa, pues los presupuestos generales del estado también dependen, en parte, de esta chusma.

Lo de ayer en Alsasua era un homenaje a la Guardia Civil, a unos agentes que han de sufrir en primera línea a esta gentuza, a los que ayer se manifestaron contra ellos, contra los constitucionalistas, a los que ayer nos decían “Españoles, hijos de puta! (No lo olvides: El PSOE gobierna gracias a la chusma que nos dice “Españoles, hijos de puta”).

Y el Ministro del Interior no ha salido en defensa de la Guardia Civil, ni de lo que allí se concentraron en favor de España, el ministro Marlaska ha defendido a los ultras, a los radicales. Esto dijo el Ministro del Interior en COPE:

<<Lo que no se puede obviar es que había una alta probabilidad de que los incidentes que finalmente acontecieron, surgieran. Podemos creer que el mundo es perfecto y todo el mundo va a respetar el derecho de terceros a manifestarse, pero la realidad no es esa. En ese concepto entiendo de una forma tranquila que quizás para defender a la Guardia Civil y la españolidad de Navarra y de Alsasua se pueden plantear acciones que no conlleven la posibilidad de crispación o de incidentes>>.

Unas palabras que lo posicionan claramente y que recibieron una contundente respuesta por parte de Rosa Díez. Esto le contestó:

Un ¡Olé! por Rosa Díez, que ha puesto a Marlaska en su sitio, al lado de los ultras, de sus socios de gobierno.