Salida de metro de Can Peixauet en la que se produjo la agresión

Publicado por El Confidencial

Los hechos se han producido en Santa Coloma de Gramanet. Quince jóvenes de nacionalidad marroquí habrían agredido sexualmente a una chica cuando comenzaron a realizarle tocamientos y después apuñalaron a su acompañante, suponemos que porque intentaba defender a esa chica.

Los marroquíes se habrían abalanzado sobre ellos el pasado domingo a las seis de la mañana y después de agredirles habrían sido detenidos por Los Mossos. Varios de esos jóvenes habrían pasado anteriormente por centros tutelados y algunos otros eran menores de edad.

¿Y las movilizaciones contra estos bichos?

Después de conocer estos hechos nos preguntamos, ¿dónde están las movilizaciones de las feministas y la izquierda progre contra esta gentuza? O qué pasa, ¿solo se movilizan en función a quienes sean los agresores? Pues parece ser que sí porque las manifestaciones en las calles y en las redes sociales han brillado por su ausencia y las frasecitas del #HermanaYoSíTeCreo no se han visto por ningún sitio.

Parece ser que cuando esta escoria que agrede a mujeres está compuesta por extranjeros, marroquíes en este caso, a la izquierda le da mucha pereza movilizarse para protestar. Parece como si con ellos no existiera “heteropatriarcado” ni “machismo” galopante. Cuando son ellos los que hacen este tipo de cosas, que son la mayoría de las veces, la izquierda simplemente calla o silencia su nacionalidad.

Y lo peor no es que lo hagan, lo peor es por qué lo hacen. Lo hacen porque lo que a ellos les importa de verdad es su voto y piensan que protestar por lo que hacen y decir su nacionalidad les va a molestar. Y si les molestan el resultado es evidente: se quedan sin sus votos. La patética izquierda solo tiene un fin: conseguir el poder a costa de lo que sea.