Políticos sin experiencia laboral

Mientras a todos los ciudadanos mortales, se les exige para ser Gerentes, Directores, Jefes de una empresa o negocio  experiencia laboral para realizar dichos cargos ,debido a que suponen una gran responsabilidad porque  eso afecta al buen funcionamiento de la compañía  y  se requiere formación y habilidades sociales para dirigir a un gran número de personas; pues aunque nos parezca ilógico, increíble y surrealista ,para la vida política no pasa lo mismo, ya sea cargos de concejales, alcaldes de ciudades con miles de habitantes, consejeros y presidentes de comunidades autónomas e incluso ministros, y presidentes de gobierno de nuestra tan querida España; no hace falta este trámite acumulado de trabajos durante la vida que te dan un sentido de empatía al entender lo que se siente cuando te despiden de una empresa, del estrés de dirigir o motivar un grupo de empleados, de cobrar el paro o el subsidio de desempleo, no te hace falta nada de esto.

Si uno le echa un vistazo a los curriculums de diferentes dirigentes y cargos, como he hecho personalmente, nos daremos cuenta que los políticos actuales, vemos en muchos casos que no han tenido ninguna previa experiencia laboral ni profesional, es decir parece ser que desde bien temprano sus vidas nacieron predestinados y con la marca que iban a ser políticos. Se meten en esos grupos de iniciación al supuesto “adoctrinamiento” en ciertos casos, que se llaman juventudes de partidos políticos, donde allí no les hacen pensar por sí mismos sino  les inculcan que las ideas políticas del grupo donde  están son las universales, las supremas , son  en definitiva el alcance del estado de Nirvana , sin cuestionar o hacerse autocrítica alguna si esas ideas son equivocas en algún concepto, pero eso si, saben desde jóvenes que su único propósito en la vida es ir ascendiendo en esta carrera ,y eso de meterse  para ayudar a las personas queda en segundo lugar o en utopía de seres del más allá.

Empiezan por secretari@s de juventudes para luego llegar a cotas más altas como concejal, alcalde e incluso llegar a presidentes de comunidades autónomas ,ministros  o directamente a presidente del país y por si fuera poco no acaban con esto algunos ;ante la ansiedad de quedarse  sin trabajo se pseudo-retiran en el senado ,en la unión europea etc y los más emprendedores al igual que en el argot empresarial funda sus propios  partidos después de que hayan sido echados por sus incompetencias  en el anterior y luego te vienen con el argumento que se fueron ellos mismos por iniciativa propia porque  no comulgaban con las ideas de la dirección  y porque no se sentían valorados. Mayor cinismo imposible y luego te vienen que  sus nuevas ideas son la regeneración y no habrá ningún tipo de corrupción donde prevalecerá la meritocracia, cuando han estado años formando parte de ese cuerpo de gobernantes y no han hecho nada y ahora dicen que es diferente , siendo realmente lo que añoran es ese sillón , esa corbata , ese coche oficial, esas cenas, ese “postureo”, esa pertenencia a ser una clase superior, elitista y echan en falta ese contacto con los medios de comunicación porque es la única manera que se vean protagonistas en su quehacer diario.

Según el Diario Digital “El Español” en un artículo de 2017, el grupo Podemos es el partido con mayor porcentaje de diputados que nunca han trabajado, (¡ vaya ! , paradójicamente los que dicen que todos lo demás son casta ) , siguiéndole en segundo lugar el PP, a continuación el PSOE y los que menos Ciudadanos, hablamos siempre de los cuatro partidos con más simpatizantes y seguidores de España.

A continuación os nombro algunos de los nombres más conocidos de los dos grupos políticos más importantes y que han gobernado en España, no han tenido ninguna trayectoria profesional o prácticamente ha sido escasa:

José Luis Rodríguez Zapatero “PSOE” (para algunos y yo diría para muchos el peor presidente de la historia reciente de nuestro país), su único curriculum profesional ha sido ser contratado como ayudante de Derecho Constitucional en la Universidad de León los años 1983-1986.

Susana Díaz (Presidenta de Andalucía) su trayectoria está íntegramente vinculada a la política desde los 17 años que empezó a formar parte de las juventudes Socialistas de Andalucía hasta ahora que es presidenta, no se le conoce otra función que no sea esta profesión.

Del Partido Popular también existen políticos que nada más que han vivido de esta actividad como Fátima Báñez que paradójicamente fue la Ministra de Trabajo o Sandra Moneo, diputada por Burgos etc.

Realmente uno se preguntaría que es lo se les apremia para llegar lejos en la política, pues yo diría que la lealtad,la fidelidad ,la sumisión a sus superiores y no pensar por ellos mismos sino por sus jefes de arriba , nunca crearían críticas internas y siempre predispuestos al ”buen rollo “ con todos los altos cargos del partido .Empezarían desde las juventudes e irían ascendiendo y creando su propia carrera profesional económica y justificada con ese encanto de decir que están en la política para ayudar a los ciudadanos y por servir al pueblo,( otra opción  sería si realmente es su vocación y quiere servir, métase para empezar en una plataforma social u ong y de ahí pase a la política ).

Para concluir diría que para acceder a un cargo ya sea en una ciudad, comunidad autónoma o de la nación lo ideal sería desde mi parecer  que nadie pudiera acceder sin previamente haber tenido experiencia en la administración pública  o en la empresa privada y no hacer de la política una profesión ,una pertenencia a una élite y con el tiempo situarse por encima del bien y del mal y de no entender los problemas de los ciudadanos al mantenerse a distancia; tengamos además en cuenta que se está gestionando cientos de euros de todos los ciudadanos y dirigiendo o sirviendo para miles de habitantes. Nadie se debe aferrar a esta actividad como la solución a su vida sino que debe tener algo paralelo laboralmente por si pierdes tu escaño, concejalía etc y no depender desesperadamente de tu puesto político, además la gente te verá como una persona independiente que si en algún momento no está de acuerdo con la dinámica del partido podrá irse cuando quiera o si termina su mandato tener otras opciones laborales.