presentación de los presupuestos

Lo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es de vergüenza. Y es que tras la llegada al Palacio de La Moncloa de este personaje se ha confirmado la falta de caradura moral del secretario general del PSOE. En estos términos se dirigía Pedro Sánchez, el pasado 28 de febrero, a Mariano Rajoy en relación a la presentación de los presupuestos generales del estado:

<<Le exijo a @marianorajoy que presente ya los Presupuestos Generales del Estado y que si no puede contar con una mayoría parlamentaria para aprobarlos, convoque a los españoles a las urnas para que se pueda construir una mayoría distinta>>.


Poco más habría que decir, este es Pedro Sánchez. Un sinvergüenza de tomo y lomo, porque hay que ser sinvergüenza para decir lo que decía en febrero y lo que está haciendo ahora. Pero claro, como diría Carmen Calvo, el 28 de febrero Pedro Sánchez no era Presidente del Gobierno y, por lo tanto, no existía… (El genial texto sobre todo lo que ya no es Pedro Sánchez desde que es presidente del Gobierno).

Y lo más triste de todo, ningún socialista dirá nada. Todos callarán y seguirán apoyando (y justificando) a Pedro Sánchez. No hay valientes en el PSOE. (Votar a Susana Díaz es votar a Sánchez, a separatas y bilduetarras).