méxico

México cambiará de Presidente de la República este sábado 1 de diciembre. En apariencia, la nación se librará de la dictadura neoliberal que la empobreció durante tres décadas pero se encuentra al borde de otra, igual de mala o peor: la dictadura de género.

En efecto, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se dispone a perseguir a todo aquel que ose cuestionar la ideología de género y, en cambio, consolidará los programas de gobierno que atentan contra la familia compuesta por padre, madre e hijos.

Hace apenas unas horas, Paco Ignacio Taibo II, español republicano, recibido y protegido por México, designado por López Obrador como director del Fondo de Cultura Económica (FCE), dio la tónica de lo que será el nuevo régimen.

En el marco de la Feria Internacional del Libro de la ciudad mexicana de Guadalajara, Taibo II se dijo seguro de que estará al frente del FCE, sea porque el Congreso dominado por una amplia mayoría del partido Morena lo apruebe, o porque López Obrador lo imponga mediante alguna maniobra legaloide. Sus palabras fueron estas:

“Sea como sea, se las metimos doblada, camarada”.

Mantener a Taibo II al frente del Fondo de Cultura Económica de México significará que López Obrador no sólo perseguirá a quienes se oponen a la ideología de género y que reclaman su derecho legítimo de educar a sus hijos, sino que premiará a quienes utilicen la ofensa verbal plagada de connotaciones sexuales.

En el escenario de México se perfilan la venganza, la persecución y el oprobio.