Vergonzosa entrevista de Susanna Griso chico falsas denuncias violencia género
Susanna Griso durante la entrevista

El hombre culpable de entrada

La vergonzosa Ley de Violencia de Género que puso en marcha el vergonzoso gobierno de Zapatero ha acabado con la presunción de inocencia de los hombres desde hace años. Desde que este indeseable gobierno pusiera esa ley en marcha han sido muchos los hombres inocentes que han caído víctimas de esa injusta ley, uno de ellos el propio ministro que la ideó.

El caso que nos ocupa es uno más. Marc es un joven que durante más de un año fue víctima de esta ley. Recibió innumerables denuncias falsas por parte de su exnovia y después de ese suplicio ha conseguido demostrar la verdad y la falsedad de las mismas. El programa de Susanna Griso, Espejo Público, invitaba a Marc para contar su versión de los hechos y publicaba un tuit con un curioso titular: “El joven al que su exnovia acusó falsamente de acoso”.

Y yo me pregunto, ¿no habría sido más fácil y real poner que Marc ha sido víctima de falsas denuncias de violencia de género? ¿O, en lugar de falso culpable, directamente inocente? Porque cuando les interesa, bien que usan las tan manidas frasecitas. Pero es que lo peor llegó después. Parece que no se puede tener una empatía completa con el hombre cuando suceden casos así. La ínclita Griso le hace unas preguntas a Marc de esas que podríamos calificar como vergonzosas.

cuando tu madre llora y entiendo que quiere creer tu versión de los hechos, ¿tiene alguna duda?

seguro que en el trabajo, los amigos, mucha gente dudó, ¿no?

¿Y por qué hacía esta última pregunta Susanna Griso? Pues porque ella había invitado a su programa a la exnovia y se estaba justificando. Porque ella, Susanna Griso, también había considerado a Marc culpable de entrada. Porque ella, Susanna Griso, no le ha dado la oportunidad de explicarse a este chico hasta que la justicia le ha declarado inocente. Ya está bien de considerar al hombre culpable de entrada.

Todos los españoles somos iguales ante la Ley, según dice la Constitución. Pero gracias a Zapatero y a gente como Susanna Griso eso no es cierto. Los españoles no somos iguales ante la Ley. Ante la más mínima acusación de una mujer, los hombres nos convertimos en culpables olvidando nuestra presunción de inocencia, algo a lo que tenemos el mismo derecho que las mujeres. ¡Ya está bien!