jungla de asfalto
Imagen: Youtube

España está contaminada en todo, es más, la ley sigue sollozando  y según vemos algunos departamentos   de justicia se encaran  unos contra otros (ver el Mundo que dice: Convulsión en la Abogacía del Estado: “Los hechos del escrito son mentira, ¡qué vergüenza!”). Mientras tanto Sánchez pisotea la independencia del Poder Judicial o lo que es lo mismo: Sánchez presiona a la Justicia para contentar a los golpistas. Las hordas criminales no se han ido, lo hemos visto estos últimos días asesinados Guardias Civiles en el asfalto español. Hemos visto en Cuelgamuros (el Valle de los Caídos) a un “artista” gallego. Un vivo que se atreve con un muerto, aquí hay demasiados artistas, como este que con su cobardía no tuvo valor de hacerlo cuando estaba vivo. No creo que sería mucho decir sobre este profanador de tumbas que se le trate como un virtuoso de no sé qué clase de arte tiene, con lo que ha hecho solo demuestra ser una persona   repugnante y sucia donde las más viles y mugrientas ideas las acomete en una tumba manifiestamente delictivos y criminales.

Un grupo de 34 grafiteros en Barcelona irrumpen en el metro, otros llamados “artistas” rociando a una embarazada con `pinturas en un acto vandálico y sanguinario, dejando varios heridos. Y según dijeron los agredidos piensan poner denuncias sobre este atropello. ¿Qué para qué? pues para darse un garbeo y ver la cara que pone el administrativo de justicia. Y demos gracias a Dios que no se fueron a pintarle la cara al conductor del tren, por lo contrario, el incidente sería mucho más grave.

Todos hemos visto la concentración de Ciudadanos, acompañándoles personas del PP y VOX en la localidad navarra de Alsasua a un acto organizado por Cs. Cientos de personas han protestado por la presencia de estos partidos en dicha convocatoria, y como si se tratase de un fuego, las campanas de una iglesia cercana tañeron a los aires desmelenados de ese pueblo para no oír las palabras de los convocantes. Muchos de ellos con banderas españolas y con gritos de “viva España”, y “viva la Guardia Civil”. Seguidamente empezaron los insultos, de fuera fascistas y fuera de aquí, como si el pueblo fuese de ellos y no de todos los españoles. En esta manifestación se ha visto al despreciable carnicero de Mondragón, líder del comando Donosti, que asesinó a 17 personas, condenado a 615 años de cárcel y con la cara dura de este sujeto dijo en su día que “el no asesinaba, sino ejecutaba”. Pues esta prenda en su historial delictivo figura la casa cuartel de Vic (Barcelona) este llamado   carnicero de Mondragón”, líder del comando Donosti, asesinó a 17 personas, luciendo con orgullo ser un “gudari” que, según dijo él mismo en una entrevista, “no asesinaba, sino ejecutaba” Esto pasaba en el año 1.991 dejando a 10 muertos, entre ellos a cinco menores y 40 heridos.

De seguir así, la jungla de asfalto de España, con las chusmas que tenemos en las vidas públicas infectadas y faltas de todo tipo de principios llegará el día que, si no se pone coto a estos expolios, la jungla de asfalto se abrirá y explotará en mil pedazos. Mientras tanto los oídos sordos de la ley, de los partidos e incluso de la gente de bien se lamentarán de no haber ido al otorrinolaringólogo. Y, no menciono al contencioso “caso” de Cataluña y la sangre fría del Gobierno de España. Para que la maldad florezca, solo hace falta que la gente buena no haga nada.