juventud desorientada

El pasado año en Sevilla, un grupo de jóvenes estudiantes boicoteó una conferencia de Alicia Rubio sobre Ideología de Genero. En esta misma semana, un grupo de jóvenes se manifestó en Murcia de forma muy violenta contra la conferencia sobre el mismo tema y que en esta ocasión dieron Agustin Laje y Nicolas Márquez y en la que presentaron su libro titulado, El libro negro de la nueva izquierda. Ayer, estos mismos ponentes esta vez en Sevilla y gracias a un despliegue importante de la policía, pudieron celebrar un acto similar.

Independientemente de la temática de la conferencia, cuesta creer que la juventud de hoy no respete la libertad de expresión. Cuesta creer la agresividad que derrochan esos jóvenes que se han criado como lo hacían los más ricos en generaciones anteriores. Cuesta creer el odio expresado por esta turba en Murcia, hacia un hombre que tiene más que ganado el respeto de la sociedad, Ortega Lara. Mártir de la banda terrorista ETA a la que hoy esta misma juventud venera. Un hombre al que tuvieron encerrado en un zulo bajo tierra más de quinientos días con la incertidumbre permanente de que en cualquier momento le matarían.

Cuesta creer, a lo que ha llegado la actual juventud. Debo recordar, que la ley de Violencia de género fue aprobada por el gobierno de Zapatero, el más fiel escudero del establisment y más tarde no derogada por la sobrada mayoría absoluta del gobierno de Rajoy. Hoy, el partido Podemos profundiza en esta ley todo lo que le dejan. Cuesta creer, como la nueva juventud española, no toda, apoya el discurso oficial. Que concepto de justicia les enseñan hoy en las universidades para llegar a defender una ideología que elimina una de sus bases como es “la presunción de inocencia” y un derecho tan fundamental como es “el principio de igualdad ante la ley” también recogido por nuestra constitución entre los derechos fundamentales. Hay que reconocer un enorme merito, nunca superado con anterioridad, a nuestra clase política; Han conseguido aborregar a la nueva juventud. Perfectamente acomodada a la “sopa boba”  a pesar del futuro más que incierto que les condena en muchos casos a buscar trabajo fuera de nuestras fronteras.

Recuerdo con nostalgia los últimos años del franquismo, cuando los jóvenes universitarios se enfrentaban a los “grises” de la época (policía nacional) montados a caballos. Se jugaban un vergajazo o un impacto de las famosa pelotas de gomas que aquellos lanzaban pero que luego, estos, lucirían con orgullo. Yo era muy pequeño por entonces pero recuerdo perfectamente a mis primas mayores, que ya estudiaban en la universidad, contando emocionadas las carreras delante de la policía. Una de las características de la juventud de siempre “la savia nueva” ha sido el rebelarse contra lo establecido. Unas veces con razón y la mayoría de las veces sin ella. Fue aquella juventud la que colocó a España como séptima potencia industrial del mundo, hoy ya, en la mayoría de los casos, jubilada.

Contenido patrocinado:
Artículo anteriorLa lengua autóctona en las señalizaciones
Artículo siguienteFP y trabajo
Faustino Tomares
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.