Ismael Serrano Dani Mateo
Cuenta de Twitter de Ismael Serrano

Siempre los mismos

El cantante Ismael Serrano, ese que compone unas grandes petardadas a las que llama música, se ha puesto del lado del bufón Dani Mateo en el escándalo que este ha provocado a cuenta de su burla y ofensa a la bandera de España.

A través de su cuenta de Twitter ha mostrado su apoyo al petardo de La Sexta, al perrito faldero de Wyoming, al que llega a calificar incluso como cómico. Según Serrano, en este país no se pueden hacer chistes de Dios, sobre la bandera o sobre el Rey y lo resume con una frase “lapidaria”: “no se pueden hacer chistes”.


Y cuando a Serrano le recuerdan algunos colectivos sobre los que no se pueden hacer chistes de verdad…


él rebate con una respuesta tan ridícula como falsa…


y se lleva su correspondiente “zasca”.

El cantautor petardo de los 40 Principales

No, mis críticas hacia Ismael Serrano como cantante no son porque sea de una ideología o sea de otra, es porque es un petardo y canta petardadas. No tiene nada que ver. A mi me gusta Joaquín Sabina y su ideología tiene bien poco que ver con la mía. Como decía un amigo ya fallecido: “Sabina es comunista, pero el cabrón es un poeta”.

No, Serrano no es como Sabina. Pero por otro lado está su interpretación sobre lo que es bueno y lo que es malo, o lo que es susceptible, o no, de ser humorístico. Como le ha contestado la tuitera, hacer chistes en función a lo que a él le gusta o no le gusta y cuya justificación absurda y ridícula queda reflejada en la respuesta de Ismael Serrano: “gente que padece abusos”.

Qué fácil y simple. ¿No padecemos acaso abusos los que nos sentimos representados por nuestra bandera? ¿No padecen abusos los creyentes o en este momento incluso los miembros menores de edad de la Familia Real? No, esos no padecen abusos porque los que padecen abusos son lo que Ismael Serrano diga. Los que no padecen abusos son con los que Ismael Serrano no esté de acuerdo. Con esos, con todos los que nos sentimos ofendidos por la gracieta de Mateo, no se solidariza este pamplinas. Pero si ni siquiera sabe hacer bien su profesión…