Compartimos una nueva anécdota protagonizada por el novillero cordobés Toreri. Antonio Torres Figueroa, Toreri, nació en 1894, fue un diestro con poca fortuna, pero que tenía las cosas muy claras. Dice así esta anécdota:
<<Antonio Torres, «Toreri», fué un modesto matador de novillos cordobés que aprendió a torear en una escuela de tauromaquia que en su ciudad natal dirigía el ex banderillero Rafael Sánchez, «Bebe».

Actuando una vez en Málaga, realizaba una faena tan larga y deslucida, que luego de sonar el segundo aviso, y como sus banderilleros le apremiaran para que acabare pronto, hubo de replicar:

— Si no lo he podido matar en trece minutos, ¿cómo queréis ustedes que lo mate ahora en dos?

Y «Toreri» dejó, estoicamente, que el novillo volviera al corral.

Como antes, el 17 de marzo del año 1918, al hacer su presentación en Madrid, había dejado que se llevaran los cabestros al segundo novillo que debía estoquear>>.