Nos hemos de remontar a 1880, en la ciudad de Valencia, cuando se organizaron 3 corridas los días 24, 25 y 26 de julio, corridas de 8 toros en tres mano a mano entre los diestros Lagartijo y Frascuelo. Pero a consecuencia de diversas circunstancias todo quedó en 20 toros en tres días para Lagartijo. Esta es la anécdota que nos contaba el semanario EL Ruedo:
<<Para los días 24, 25 y 26 de julio de 1880 estaban contratados en esa ciudad «Lagartijo» y «Frascuelo», que debían estoquear mano a mano ocho toros de Murube, ocho de Aleas y ocho de Anastasio Martín, respectivamente.

Por no poder torear «Frascuelo», a causa de la cornada que en el brazo derecho sufrió en Pamplona el día 8 de tal mes, envió como sustituto al entonces veterano Angel López, «Regatero», el cual estuvo tan desgraciado en la primera corrida, que produjo un escándalo fenomenal, con destrozo de barreras y asientos y conato de incendio.

La Junta del Hospital, temerosa de lo que pudiera ocurrir si dicho «Regatero» toreaba en las dos corridas siguientes, propuso a Rafael Molina que, para salvar el conflicto, adquiriera el compromiso de despachar él solo las dos corridas mencionadas, a lo que accedió el gran torero cordobés, no obstante ser de ocho toros cada una.

Mató el día 2 5 los ocho de Aleas, a seis de ellos muy lucidamente, y los de Anastasio fueron arrastrados por las mulillas con palmas para el famoso diestro.

A manera de curiosidad podemos agregar que desde entonces tomó «el Regatero» a «Lagartijo» una fila tremenda, una antipatía que rayó en aborrecimiento>>.