Leyendo sobre tauromaquia nos hemos topado con este comentario que nos ha llamado la atención y que queremos compartir con todos los lectores y amigos de El Diestro y ¡Olé! Y es que cada uno tiene su criterio, cada uno tiene sus gustos a la hora de valorar a un torero, a una faena. Y cada uno tiene su criterio porque estamos en el ámbito de la cultura. Dice así esta interesante reflexión:
<<Si cuando hablamos de los méritos de un torero solamente se tratase de su capacidad, casi siempre estarían de acuerdo los comentadores. Pero en esto de los toros, no ya cada crítico, sino cada espectador, es siempre el que más sabe, según él, creencia que no siempre mantiene por jactancia, sino porque cada uno tiene su especial criterio en materia taurina y cada uno también le pide a la Fiesta aquello que más le gusta, más le divierte o más le impresiona.

Para unos, es La técnica lo capital; para otros, la gallardía, la elegancia, la belleza que se pone de manifiesto en la ejecución de las suertes; si hay quien mira principalmente el aspecto que presta la valentía, otro busca las emociones que producen los momentos de gran riesgo, sin que con estas diferencias acabe la clasificación de los aficionados>>.