Tuit de una emigrante española
Imagen del documental Un mundo aparte (Youtube)

Tremendo

@AngelicaSaez196 es una emigrante española que, según indica en su biografía de Twitter, es residente en Lausanne. El pasado día 4, Angélica, publicó un tuit que es totalmente revelador y que debería provocar que a los políticos que nos mal-gobiernan y nos han mal-gobernado se les cayera la cara de vergüenza.

Emigré en el 92. Mis hijos llevan sin problema una camiseta que tenga escrito Espana, excepto Cuando voy a Espana de vacaciones. Cuelgo en mi ventana la bandera de Espanà, pero no Cuando visito a mi madre en el PAis Vasco. Soy Espanola nacida en Bilbao


¿A alguien le parece normal esto? ¿Es normal, es racional, es de recibo que una emigrante, una persona española, tenga más problemas para mostrar su bandera y sus símbolos en su lugar de nacimiento que en el lugar del extranjero en el que reside? ¿Acaso no demuestra esto que este país está en completa decadencia por culpa de sus políticos y de una sociedad cada vez más “rebañil” y censora?

Produce auténtica vergüenza ajena que suceda algo así en España

Pero no por el hecho en sí de mostrar o no los símbolos nacionales que quiera mostrar, sino por el hecho de que haya gente que se meta con ella por hacerlo. ¿Pero qué clase de sociedad es esta? Y además, lo peor es que quien ataque a otra persona por llevar los símbolos que quiera lo hará, además, con insultos tales como facha o fascista. El raca raca de los lerdos que no tienen las suficientes neuronas para pensar por ellos mismos.

Decía ayer un colaborador de este medio, El exterminador de tontos, que “la ideología ocupa en nuestros cerebros el lugar antes reservado a la inteligencia” pero además de la inteligencia se ha perdido la tolerancia. ¿Por qué va a tener más derecho a mostrar alguien su Ikurriña que cualquier otro su bandera española?

Y mucho peor aún si de quien estamos hablando es de una persona que ha emigrado. Un emigrante puede ser muy feliz en el país al que se haya ido a trabajar pero, lógicamente, echará de menos a su familia, su casa y su gente. Encontrarte con esta queja amarga, como la mostrada por Angélica, demuestra que este país va por muy mal camino. Como diría aquel: “de culo, cuesta abajo y sin frenos”.

Mientras tanto y para demostrar que lo nuestro no es normal, que lo que sucede en España es completamente vergonzoso y surrealista, vean el final del extraordinario documental “Un mundo aparte” emitido en La 2 hace unos años en los que el narrador habla de lo vivido en su vuelta al mundo y de lo que para todas las personas con las que había estado representaba su casa.

El vídeo que enlazamos a continuación está situado a partir del minuto 35:40.