la parrala

Los que tengan pocos años quizá no hayan escuchado esa canción española que, entre otros muchos intérpretes, cantó con profusión la gran Concha Piquer en los años 40 y siguientes del pasado siglo. La composición de la misma la realizó el excelente pianista y compositor Manuel López-Quiroga que escribió un sinfín de zarzuelas, canciones y coplas que inundaron el panorama musical de su época con éxitos inolvidables como La Parrala, Ojos Verdes, La zarzamora o María de la O.

La Parrala tenía unos versos que decían: Unos decían que sí/otros decían que no/y pa dar más que decir/La Parrala así cantó. Versos que cuadrarían perfectamente al individualizar las actuaciones del cateto, plagiador, embustero y perdedor de todas las elecciones, que habita en La Moncloa. Porque nuestro protagonista es quien -en un extraño contrasentido permanente- dice sí y a la media hora dice no. La inestabilidad en todas sus expresiones -burdas e incoherentes- la toma de decisiones y las promesas incumplidas, parecen estar sujetas a un código desestabilizador que deja descolocados a todos los que pretenden seguirlo.

Ni sus más allegados creo que lo entiendan, pero, estos, cobardes también, no se atreven a expulsarlo por segunda vez de un partido que cada día se hunde más. Habría que tener la paciencia de un santo para interpretar todos sus cambios de actitud, de opinión y de “amistades” y haciendo un pequeño “arreglo” a la canción hoy recordada, cantar al final: ¿Quién me compra este misterio? Adivina adivinanza ¿Por qué insulta? ¿Por qué miente? ¿Por qué tiene tanta cara?