carnicero de mondragón

El famoso etarra, asesino en serie y uno de los más sanguinarios de la banda, se dejó ver el pasado domingo durante el homenaje a la Guardia Civil en Alsasua.

Mientras que unas 1000 personas se reunían en dicho municipio de Navarra para homenajear a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, en especial a la Guardia Civil que tanto ha sufrido en la Región Foral de Navarra y País Vasco, cientos de radicales encapuchados y armados con piedras increparon, amenazaron y agredieron a manifestantes y a agentes.

En Alsasua, pese a ser un pequeño municipio de 7000 habitantes, ha alcanzado gran relevancia el Movimiento Ospa Eguna, liderado por la izquierda abertzale y que lucha por expulsar a todos los Cuerpos de Seguridad del Estado en Navarra. No dudan en usar la violencia, incluso incitan a ello. Además, los acusados de pegar una paliza a los dos guardias civiles en un bar de Alsasua hace dos años son simpatizantes de dicho movimiento.

Junto a dichos radicales abertzales, que llegaron incluso a apedrear a los manifestantes, líderes políticos e interlocutores del acto, como el filósofo Fernando Savater o incluso familiares de víctimas de atentados etarras, encontramos al Carnicero de Mondragón. Jesús María Zabarte, como así se llama, es un asesino en serie y antiguo líder de la banda terrorista ETA, y asesinó brutalmente a 17 personas. No se arrepiente de ninguno de sus actos, como ha dicho en repetidas ocasiones, ni pedirá nunca perdón ya que considera los asesinatos “ejecuciones para el pueblo vasco”.

Tras matar a tres agentes que desayunaban tranquilos en un bar, se dispuso a perseguir a un cuarto agente herido en una ambulancia. A otro agente, malherido e intentando esconderse para salvar su vida, le pegó un tiro en la nuca. Por esto y muchas cosas más, ha pasado varias décadas encerrado en cárceles, y ahora que disfruta de su libertad, vuelve a dejarse ver con la extrema izquierda vasca, violenta y vengativa.