Bonus Montoro persecución contribuyente
Cristobal Montoro

Setenta millones de euros

Pocos recordarán el acuerdo al que llegó el exministro Montoro con los sindicatos de Hacienda el pasado mes de febrero. Solo lo harán quienes estén sufriendo a día de hoy las consecuencias que, por diversas informaciones que recibimos, son muchos.

El acuerdo era que se repartiría un bonus de 70 millones de euros entre los empleados de la Agencia Tributaria si se obtenía una recaudación bruta del IVA hasta noviembre de 90.800 millones de euros frente a los 79.800 millones que exigió en 2017. Con este acuerdo un inspector que, con más de dos años de antigüedad, gana 80.000 euros al año ganaría unos 3.000 euros más. En el caso de un técnico, entre 40 y 60.000 euros al año, ganaría unos 2.500 euros más.

Bien, pues nos acercamos al final de año y desde la Agencia Tributaria se han lanzado a la caza y captura del contribuyente. Son muchas las inspecciones que, justificadas o no, están sufriendo muchas personas en toda España. Desde la Agencia Tributaria se han lanzado a la consecución del ansiado bonus y están amargando el final de año a muchos españoles de todos los rincones de España.

Montoro el saqueador

El ministro Montoro ha sido uno de los principales saqueadores que se han puesto al frente del ministerio de Haciendo. No esperábamos que viniendo de un partido como el PP cuyo objetivo, en teoría, siempre había sido la bajada de impuestos y la obtención de ingresos vía consumo e impuestos indirectos, dejara como hermanitas de la caridad a los habituales ministros de Hacienda saqueadores, como lo han sido siempre los ministros socialistas.

La consecuencia principal es que en estos momentos la Agencia Tributaria se ha convertido en una agencia dedicada al saqueo de los contribuyentes, en lugar de a la recaudación. Imponen su ley por la vía del miedo y provocan que la gente pague sin rechistar ya sea ese pago justo o injusto. El saqueo es tan descarado que la Agencia Tributaria pierde en los tribunales algo más de la mitad de los litigios que se les presentan por recaudaciones injustas.Otra cosa es que haya gente con el suficiente valor para demandarles ante los tribunales.

Es lógico que todo el mundo tenga que pagar impuestos, que todo el mundo tenga que contribuir. Pero el punto en el que estamos ahora mismo en España no es el de la contribución o el pago de impuestos, es directamente el del saqueo y la persecución al contribuyente. Y lo peor es que una gran parte de ese dinero se malgasta, se gestiona mal o sirve para intentar calmar a golpistas como los miembros del gobierno de la Generalidad catalana.