césar vidal

Juan Manuel de Prada, escribía en un artículo, que la causa de la situación de Occidente se encuentra en una religión antropocentrista: que quita la peana a Dios y pone al hombre para animalizarlo y para instaurarla, el medio es la dictadura del relativismo, de la que ya habló su santidad Benedicto XVI. ¿Vamos hacia un homo Deus? Para responder a esta y más preguntas contamos con César Vidal.

Don César Vidal (1958) es historiador, jurista, periodista, filósofo y teólogo.  Durante muchos años ejerció el periodismo en Cope. Autor de numerosos libros, se encuentra hoy en día exiliado de España, sin embargo, continua su actividad a través de su programa de radio diario que puede escucharse en www.cesarvidal.com . Aunque haya un océano de distancia, ha tenido a bien concedernos esta entrevista.

Antes de entrar a desgranar la situación actual, contésteme por favor a una pregunta introductoria que creo servirá de brújula. ¿Está el ser humano actual buscando, en un auto referencialidad absoluta, ser Dios?

–          Sí, pero no es ninguna novedad.  Hay que recordar que la tentación de Satanás a Eva fue  que si desobedecían a Dios serían como dioses.  Esa tentación ha estado siempre presente a lo largo de toda la Historia y no ha excluido ni siquiera a los que creen a Dios y que muchas veces lo han sustituido, han tomado su lugar e incluso se han arrogado Su representación.   Basta leer el magnífico relato de El gran inquisidor de Dostoyevsky para darse cuenta de ello.

Religión

El ideal del cristiano para la sociedad, es sin duda, que la enseñanza del evangelio impregne todas las esferas, sin caer, obviamente en teocracias. Este ideal está  desarrollado por la Iglesia Católica en la encíclica Quas Primas y la fiesta de Cristo Rey. Por otro lado, los protestantes puritanos del Mayflower llevaban con ellos el deseo de, en las colonias, traer el reino de Dios a la tierra.

Don César, ¿por qué muchos cristianos (de las diferentes denominaciones) han abandonado ese ideal?

  • Yo diría más que bien que esa es UNA interpretación del ideal cristiano.  Es cierto que ha sido muy habitual en la Historia de la iglesia católica- romana pero no es, ni de lejos, el más extendido.  Jesús señaló a sus discípulos que serían sal y luz (Mateo 5), pero, a la vez, indicó que su conducta no sería la de los gobernantes de este mundo (Marcos 10: 42-45) y que tampoco dispondría de ejércitos porque su reino no era de este mundo (Juan 18: 36).  Me temo que, a lo largo de la Historia, se ha pasado por alto el ser sal y luz para conquistar el poder y aunque se argumente que esa conducta es un servicio a Cristo, mucho me temo que es una clara traición a sus enseñanzas sobre un Reino que no es de este mundo, que no actúa como los reinos de este mundo y que rechaza la violencia de esos reinos.

¿Por qué son muchos también, los que se están transformando en sal sosa en Occidente? (con las honrosas excepciones de Polonia con un presidente católico, en Hungría con uno calvinista y en EEUU donde muchos gobernadores republicanos están llevando una formidable tarea contra el aborto y la ideología de género)

  • El texto que menciona de Mateo 5 contiene la clave de la pérdida de salinidad.  Los llamados a ser sal prefieren pactar con el mundo para no tener problemas ni complicaciones y también – digámoslo claramente – para compartir el poder.  Sin embargo, esa cobardía acomodaticia no compra la paz sino el desprecio.  Al cabo de un tiempo, el mundo que ve cómo esos autoproclamados cristianos están dispuestos a vender hasta lo más sagrado, los arrojan al suelo y los pisotean como anunció Jesús.  Debo decir que es un pasaje del Evangelio sobre el que he enseñado mucho en los últimos años.

El caso español

¿Dónde esté la voz que predique y se plante ante los inicuos gobiernos? Por ejemplo el padre Custodio de Hospitalet de Llobregat, fue retirado de su parroquia por su defensa de la vida y la unidad de España, sufrió denuncia por predicar lo que dice la Biblia respecto a la práctica homosexual. ¿Qué opinión le merece?

  • Me pareció que era íntegro con lo que creía y esa actitud merece todo mi respeto.  Sin embargo, hay que reflexionar en la institución de la que forma parte que no ha tenido reparo alguno en sancionarlo con la rapidez del rayo, pero que ampara en su seno a obispos, sacerdotes y laicos que abogan por el descuartizamiento de España, por el respaldo a los golpistas catalanes e incluso a los terroristas vascos y que incluso mira hacia otro lado al ver cómo se perpetran abortos en centros hospitalarios de cuyo consejo de administración forma parte.  Creo que es para reflexionar y también para darse cuenta de que el fuego amigo es muchas veces más peligroso y letal que el que procede de enfrente.

Háblenos de su experiencia en Cope. ¿Por qué los obispos y cardenales, están en su mayoría callados ante los sucesivos gobiernos y no utilizan sus medios de comunicación para dar la batalla?

  • Sospecho que mi respuesta va a desagradar a muchas personas, pero creo que la realidad es que por delante de principios que dicen defender se encuentran intereses de poder.  Para mi es uno de los grandes dramas históricos de la iglesia católica y es que, al ser un estado además de una confesión religiosa, muchas de sus decisiones las adopta en calidad de los intereses estatales.  Esos intereses estatales chocan no pocas veces con principios y predominan sobre ellos lo que causa un dolor indecible y un desconcierto angustioso a creyentes de buena fe.  A mi juicio, su actuación es coherente con un estado, pero no con los principios morales que, teóricamente, defiende.

Aunque ya hubo prelados que advirtieron de lo que se nos venía encima, como el cardenal Marcelo González Martin

¿Son la comodidad y el no buscarse problemas los culpables de la perdida de fe? ¿Qué remedios propone?

  • Quizá es la pérdida de la fe el origen de buscar soluciones cómodas.  Las razones son diversas, pero, por poner dos ejemplos conocidos, si los obispos y los sacerdotes actúan como actúan en Cataluña, Navarra y las Vascongadas, ¿por qué deberían los creyentes de a pie generalmente más desprotegidos jugarse el bigote?  En otras palabras, si los de arriba van a lo suyo aunque sea un escándalo, ¿por qué iban los de abajo a jugarse la vida?

Sociología

El desastre demográfico.

 ¿Cómo ve el futuro poblacional en Occidente?

  • Lamentable y peligroso.  Europa va camino de convertirse en una inmensa masa mestiza sin relación con la Historia europea e incluso con una aversión muy clara al respecto.  No cabe duda de que a muchos la política de puertas abiertas les parece una maravilla y eso va de Soros al padre Ángel pasando por multitud de ONGs, pero Europa, tal y como la conocemos, está destinada a desaparecer y España va a la cabeza de la lista.

El poder la manipulación de la prensa en la sociedad.

¿Hasta qué punto la ingeniería social tiene controlados a los medios?

  • Los medios son sólo una de las correas de transmisión de la ingeniería social, pero, lamentablemente, no hay excepciones.  Hay posiciones sobre la inmigración, sobre el islam, sobre la denominada violencia de género en los que no se perciben diferencias desde la derecha hasta la izquierda.  El aborto podría ser una excepción, pero no nos engañemos ni siquiera la COPE tiene una postura gallardamente militante al respecto.  La publicidad institucional y el poder acostarse con políticos pesan mucho.

Si antes se predicaba la vida virtuosa, ahora la viciosa…

  • Digamos más bien que la vida virtuosa de ahora se corresponde con algunos de los aspectos más lóbregos de las visiones virtuosas

Política

Golpe de Estado: ¿Cómo ve la resolución del golpe en Cataluña?

  • Me temo que, como siempre, se correrá un velo de impunidad sobre los golpistas y que las oligarquías catalanas seguirán expoliando España como llevan haciéndolo desde el siglo XVIII con cualquier régimen y gobierno.

El futuro del régimen del 78. ¿Cómo lo ve?

  • Es un régimen muerto, pero la Historia de España deja de manifiesto de manera repetida que los regímenes mueren y se tarda años, incluso décadas, en enterrarlos.  Además ahora, a diferencia de lo que sucedía en 1975, no hay plan.

Las reformas del Estado que César Vidal  cree que necesita España.

  • No habrá jamás reformas del estado que tengan repercusión positiva sin la reforma de lo que yo denomino el paisanaje.  El gran problema es que esa es la reforma que siempre se escamotea y España pierde, siglo tras siglo,  porque su gente sigue en las mismas.  Sinceramente, ¿puede alguien considerar normal y no patológico que buena parte de la población española esté ahora polarizada en torno a las posiciones de los contendientes de la guerra de 1936?  Eso es una clara muestra de enfermedad social y espiritual.

 ¿Cómo ve el ascenso de VOX?

  • Es la reacción lógica de buena parte de la población española harta de la corrupción e ineficiencia de los partidos, una muestra del cambio de paradigma político que se está dando a escala mundial y una respuesta al único partido que, a día de hoy, tiene un programa de futuro, guste o no, mientras que el resto de los partidos sólo busca cómo cambiar para ajustarse a las encuestas y así perpetuarse en el poder.

Economía

 ¿Hacia una nueva crisis económica?

  • Más bien hacia un ahondamiento – que puede llegar a la catástrofe – de una crisis de la que no ha salido España todavía.  De nuevo, temo que habrá gente que se sienta molesta, pero al desastre que fue ZP le siguió un desastre que, desde algunos puntos de vista, fue peor y que encarnó el binomio Rajoy-Montoro.

¿Algún comentario final?

  • Aférrense a Dios porque en los tiempos que vienen se va a hacer cada día más palpable su necesidad.