César Vidal beatificación Lluis Companys
Companys y el Govern, en la cárcel tras los sucesos de 1934.

No es ninguna broma

Aunque parezca broma no lo es. Cuenta César Vidal en su editorial del día 28 de noviembre, el proceso que unos católicos catalanes separatistas iniciaron para solicitar al Vaticano la beatificación del asesino presidente de la Generalidad, Lluis Companys.

Este proceso, que habría sido apoyado por el Cardenal Martínez Sistach -arzobispo de Barcelona-, habría sido presentado por el propio cardenal en 2008 durante el pontificado de Benedicto XVI. Lejos de ver quién fue y la persecución que Companys perpetró contra los católicos de Cataluña, unas 7.000 iglesias quemadas y un número indeterminado de católicos asesinados, parece ser que El Vaticano sigue con el proceso de beatificación de esta inmundo personaje sin que nadie le ponga freno.

En Laussana, Suiza, un grupo de católicos catalanes han presentado unos documentos pidiendo al Papa Francisco que Companys no sea beatificado. Pero según cuenta César Vidal, al parecer confesado por algún alto miembro de la Iglesia, el apoyo del Papa al separatismo es total y su desprecio a España más que absoluto.

Sería lo único que le faltaba al separatismo para encumbrar más a un personaje tan abominable como Companys, que la Iglesia le beatificara. Sería otro motivo más, de los muchos que hay desde que este Papa comenzara su pontificado, para dar la espalda definitivamente a la Iglesia.