Aceite CBD
Nordicoil

El aceite de cannabidiol o CBD ha sido usado tradicionalmente en la India como un remedio curativo. El CBD procede de la planta del cannabis la cual tiene dos ingredientes fundamentales: el ya mencionado CBD y el THC -el tetrahidrocannabinol-. El consumo de este último puede resultar nocivo para nuestra salud, sin embargo el aceite de CBD correctamente consumido tiene propiedades medicinales. En nordicoil.es obtendrás una información más detallada sobre dichos efectos.

Médicos y personal sanitario administran este aceite para tratar varias dolencias, pero su uso principal es el de aliviar los dolores crónicos. El CBD se extrae del cáñamo, una parte de la planta que carece de los agentes tóxicos que sí aparecen en otras partes, debido sobre todo a la elevada presencia de THC. Por ello el CBD se emplea en la elaboración de remedios naturales e, incluso, para hacer cosméticos.

Cualidades curativas del CBD

Como ya hemos mencionado, al extraerse del cáñamo, el CBD no ocasiona los efectos tóxicos (psicotrópicos o estupefacientes) que sí produce el THC.

Su consumo moderado, preferentemente en forma oral, tiene efectos casi instantáneos sobre nuestra salud y sobre nuestra sensación de bienestar general. Una pequeña dosis diaria, unos pocos miligramos, es más que suficiente.

Se ha dicho también que el alivio del dolor es la principal característica del aceite CBD. Tras un largo día en el que podemos sentir molestias en nuestros pies y nuestras articulaciones, unas gotas de CBD bastan para reducir los dolores. Es el tratamiento ideal para los dolores de espalda. Por su puesto, su uso tiene que ser controlado y vigilado por nuestro médico.

Numerosos estudios han probado la eficacia del CBD como ansiolítico, por ejemplo en tratamientos para reducir los síntomas del estrés postraumático.

También nuestra piel se puede beneficiar de las propiedades de este aceite. Su uso diario tendrá un positivo efecto como exfoliante para nuestras manos a la vez que como hidratante. Asimismo es muy eficaz como cicatrizante de heridas cutáneas y quemaduras. Y por lo demás es un estupendo antiséptico que podemos tener siempre a mano.

Queda claro que el aceite de cannabidiol, o CBD, ha irrumpido con fuerza en el mercado y está atrayendo el interés de los amantes de los remedios naturales. Sus obvios beneficios para la salud, como producto antiinflamatorio o como relajante, se complementan con su valor cosmético. El CBD está destinado a convertirse en un producto de primera necesidad para afrontar nuestros ajetreados días.