Gosnell abortista asesino
Cartel de la película sobre Gosnell

Gosnell: el mayor asesino en serie de la historia de América

Ese es el título de la película anti abortista que se ha realizado relatando las atrocidades que Kermit Gosmell, médico abortista norteamericano, practicaba en el abortorio que regentaba en Filadelfia, Pensilvania.

En 2011, Gosnell y varios empleados del centro fueron acusados ​​de ocho cargos de asesinato , 24 delitos graves de haber realizado abortos ilegales más allá del límite de tiempo de 24 semanas del estado de Pennsylvania y 227 delitos menores de violación de las 24 horas informadas ley de consentimiento. Los cargos de asesinato se relacionaron con un paciente adulto, Karnamaya Mongar, que falleció después de un procedimiento de aborto, y siete recién nacidos que, según se dice, fueron asesinados al cortarles la médula espinal con unas tijeras después de haber nacido con vida durante los intentos de aborto.

Este asesino llegó a lanzar a bebés vivos, que habían superado el aborto que se había practicado contra ellos al inodoro, y varios testigos han declarado que vieron como esos bebés intentaban flotar en el agua antes de ahogarse.

Esta es la realidad del aborto

En unos tiempos, como los que vivimos, en los que se ha impuesto por completo la cultura de la muerte y la visión de un infanticidio como el aborto como algo normal y un derecho, producir películas como estas, contando los terroríficos actos cometidos por basura como Gosnell, se convierte en un acto de heroicidad.

Esta película, además de encontrarse con el intento de censura de industrias del asesinato y de la muerte como Planned Parenthood, se ha encontrado con la censura de Facebook en sus intentos de publicitar la misma, ha bloqueado su publicidad. Los productores de la misma han declarado:

“Hemos sido prohibidos, bloqueados y atacados”-“Los principales medios de comunicación se negaron a ver la película a pesar del lanzamiento nacional de un filme sobre un asunto que es un tema político importante”.
“NPR (consorcio de radios) rechazó nuestra publicidad”
-“Facebook ha bloqueado nuestros anuncios”
-“Los cines han quitado nuestra película, a pesar de que fue un éxito”,

Será porque la gente que ve el aborto con romanticismo, como un acto en el que se estirpa un simple tumor o como un simple derecho, se daría cuenta que lo que se hace en realidad es matar a un ser vivo, a nuestros propios hijos, un terrible acto de infanticidio. Será porque temen que la enorme masa alienada que cree que un feto es una cosa, cuya vida es menos importante que la de un gusano, se de cuenta que en realidad se trata de un pobre bebé indefenso.

Yo no veré la película, soy una persona demasiado sensible para enfrentarme con una historia tan terrible como esta, pero no lo necesito, yo sé lo que significa y lo que representa un aborto. Creo que es más necesario que vayan esos otros, tan irracionales ellos, que solo ven en este acto una liberación o la consecución de unos derechos. Simples borregos alienados.