Pedro Sánchez Valladolid Airbus Falcon Helicóptero
Así se pone Pedro Sánchez cuando vuela como presidente

Fantasma vanidoso

Desde que fuera nombrado, que no elegido, Presidente del Gobierno, el okupa, Pedro Sánchez, nos ha demostrado muchas cosas y todas malas. Aparte de mal presidente, mentiroso, traidor y manipulador, nos ha dejado una cosa mucho más clara, es un fantasma y un vanidoso.

Es una especie de nuevo rico que no se ha visto en otra y exprime sus “momentos” como quien agota las últimas horas de una semana de vacaciones. No se ha visto en otra igual nunca y pretende disfrutar “a tope” de las prebendas de las que puede disponer como presidente sin contarse, como diría aquel, ni un pelo.

Ahora Sánchez decide que para viajar a Valladolid, que se encuentra a la enorme distancia de 197 kms. de Madrid, se tiene que movilizar nada menos que un avión Falcon, otro avión Airbus y un helicóptero. Desde Moncloa dicen que es por motivos de seguridad, no sea que haya francotiradores de todo a 100 esperando a Sánchez. Pero por mucho que digan desde Moncloa, la realidad es que al presidente le da igual gastar lo que haga falta con tal de tener el orgasmo que le produce bajar las escalerillas del avión como si se tratara de Kennedy bajando del Air Force One.

Ya nos puede contar Moncloa lo que quiera. Ya puede decir Sánchez lo mucho que sufre con los “inconvenientes” de ser presidente, pero a Sánchez todo esto le pone cachondo. Se le pone como a un burro solo de pensar cuánta gente estará presenciando la aparición estelar del “guapo y alto”, como él mismo se ha definido.

Nosotros, los que pagamos todos los caprichos de este fantasma, solo pensamos que para que este tontainas se ponga a 100, ya pagamos impuestos hasta por respirar. No tiene decencia ni para disimular.