españa

La mañana amaneció titubeante, amenazante de llovía. De vez en cuando aparecían lágrimas caídas del cielo. En apenas unos minutos se confundieron con las que ya empezaban a salir de mis ojos. No me amedranta para nada decir que estos lloros eran participes de la alegría de este día de las Fuerzas Armadas y el día de la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil. Digo que no me acojonan para nada las lágrimas derramadas, las mismas que un día las derramé en el día de la jura de mi bandera, la bandera de toda España. El desfile, como el de todos los años, lo he visto orgulloso, dándole las gracias a todas estas Fuerzas Armadas vítores de agradecimiento, reconociendo el honor contraído y la seguridad que no habrá nadie ni nada que perturbe la paz en mi Nación. La seguridad de sus pasos en la parada militar se une al honor contraído y a la firmeza que día a día vemos como nos salvaguardan de todo tipo de escenarios que se presenten en el devenir de los días.

Felicito a la Guardia Civil en el día de sus Patrona, desde aquí deseo felicitar a mi buen amigo el General de este cuerpo Don Miguel Pérez, donde tiene más que demostrado su valentía, su buen quehacer y justificado honor, y decencia en todos sus actos en defensa de España, que como dice el Himno: Instituto, gloria a ti/ por tu honor quiero vivir/ viva España y el Rey/ viva el orden y la ley/ viva honrada la Guarda Civil. Y, a todos los componentes de este glorioso cuerpo. Cuando vi la bandera izar hacía el cielo y ondeada al viento y plegada por los avatares de nuestras gestas que dio a España días de gloria. Donde hombres de corazón valiente y obligada fidelidad, trajeron a nuestra Nación hazañas heroicas y días, donde en letras de oro fueron forjándose en el libro de nuestra historia.

Honro pleitesía a todas las unidades de las armas y cuerpos que han desfilado en este día tan grande para España, nuestra nación. Una vez más he sentido la emoción cuando estaban desplegando la bandera en cuyos pliegues se recoge la herencia de su pasado histórico, su esperanza de futuro y el símbolo de su unidad.