Policía autonómica catalana (archivo)

La repugnante ideología de género

Cuando pasen los años y en los libros de historia se analice la persecución política, judicial y social que está sufriendo el hombre en España gracias a la vergonzosa Ley de Violencia de Género se echarán las manos a la cabeza. No es solo que el hombre sea considerado culpable de entrada y pueda pasar unos días en el calabozo por la acusación de una mujer sin juicio alguno, es el trato dado a los delitos cometidos por la mujer contra el hombre. Cuando estos no son silenciados, son manipulados.

En el día de ayer, una mujer mató a un hombre, su pareja, por disparos de “arma de fuego” en el Vendrell (Tarragona). El diario El Mundo informa de esa noticia y en el último párrafo del artículo dice lo siguiente: “La cadena TV3 ha informado de que la víctima y el fallecido mantenían una relación sentimental y que el hombre murió por disparos de arma de fuego”.

Artículo de El Mundo

¿La víctima y el fallecido?

¿Y de qué es víctima la presunta asesina? ¿Del asesinato que presuntamente había cometido? La manipulación informativa que existe con este tipo de actos es indignante. El ex-juez y ahora abogado, Francisco Serrano, hace mención a este artículo de El Mundo de la siguiente forma a través de su cuenta de Twitter.


Serrano publicó su tuit ayer a las 19:41 y El Mundo todavía no ha rectificado ese artículo por lo que suponemos que no se trata de un error. ¿Qué forma es esta de tratar a una víctima? Y si es un error, ¿por qué siempre se cometen los “errores” en el mismo sentido? Esto me recuerda a cuando una madre se lanzó con su hija por un balcón y desde la cadena CUATRO se trató ese asesinato como un “suicidio asistido”.

La ideología de género impuesta por Zapatero, no eliminada por Rajoy y que ahora Sánchez pretende endurecer es una de las mayores injusticias judiciales que se están cometiendo a nivel mundial. En ningún otro país del mundo una persona puede ser considerada culpable solo por el hecho de ser hombre y por una simple acusación de la mujer.

Pero no solo eso es lo malo y lo injusto, lo terrible es que desde todos los medios de comunicación se apoya y se fomenta esa injusticia como el caso que nos ocupa. Redactar una noticia así de esta forma es una auténtica vergüenza.