Conductor autobús echa a todos los pasajeros hombre silla de ruedas
François, el pasajero que iba en silla de ruedas

El conductor se enfadó con los pasajeros

François, un hombre que va en silla de ruedas, necesitaba coger un autobús el pasado jueves en París. Cuando se subió en el mismo, ninguno de los pasajeros del autobús hizo el más mínimo esfuerzo por hacerle un hueco para que este pudiera entrar bien con su silla.

Cuando el conductor del autobús vio la actitud y la falta de educación y solidaridad del resto de pasajeros con François decidió tomar una medida drástica. Paró el autobús y gritó a los pasajeros: “¡Final del trayecto, todo el mundo abajo!” Obligó a todos los pasajeros a esperar al siguiente autobús y acabó su ruta con François como único pasajero.

François declaró tras este gesto del conductor del autobús que este también dijo a los pasajeros que cualquiera podría acabar en silla de ruedas en un futuro y que, a pesar de que ningún miembro de su familia era discapacitado, quería enseñar a los pasajeros un poco de civismo. François añadió que había “justicia para las personas en silla de ruedas”.

La educación y el civismo se han perdido por completo

No me gusta usar el transporte público y el único motivo es por la falta de educación que observo cada vez que he tenido la necesidad de hacerlo. Ya no solo porque lo de ofrecer el asiento a las personas mayores o a las mujeres embarazadas se haya perdido, es que ahora además te encuentras con la huella de los pies del pasajero que llevas enfrente en tu asiento siempre, cuando no con un montón de cáscaras de pipa en el suelo.

Me gustaría haber visto la cara de todos los pasajeros cuando el conductor de autobús de París les dijo todo aquello y les echó. Imagino que muchos de ellos se acordarán de lo que les pasó ese día cuando vuelvan a encontrarse con una situación similar. La pena es que otros tantos volverán a hacer lo mismo.