torra

Lo de estos días en Cataluña es de western, de ley de la selva, con la especificidad, tan vista en pelis del ‘Far West’, de que el shérif es también el gran maleante que arenga a sus matones y usa a sus alguaciles para redondear la faena. El representante del Estado en Cataluña, que vergüenza de tipejo, Quim Torra, arengaba a los matones, CDR’s, a ‘apretar’, es decir a joder al ciudadano, a romper lo que haga falta y a instaurar el miedo en la calle y más tarde en el propio ‘Parlament’. Mientras sus alguaciles, los ‘Mossos’, tensos por la habitual contradicción entre la ley y sus jefes políticos, se encontraron por desgobierno al ‘pie de los caballos’, treinta y dos ‘mossos’ heridos son muy cruento balance.

Las famosas ‘sonrisas’, tornadas en violencia, dan a entender lo que se puede esperar de personajes así y, a pesar de que el fuguillas de Puigdemont, responsable con su huida de que los políticos de la secesión sigan preventivamente entre rejas, afirmó que “si van encapuchados y si usan la violencia no son del 1-O”, nadie duda de la filiación de estos salvajes. ¿Cataluña sin ley y sin gobierno es el paraíso que les espera? Mientras, el gobierno de la nación, si existe, perdido entre grabaciones, pufos y cloacas, y con el jefe descansando de su jet lag por tanto viaje, no estaba, aunque si se le esperaba. Si Torra achucha, Sánchez solo escucha y, excepto mirar hacia otro lado y pagar facturas de los que plantan cara, no hace nada.

No entiendo nada. ¿Achuchar a los violentos es hacer de gobernante? ¿Alguien me lo explica?

 

@jmfrancas

Canal de YouTube del autor