sentimientos

No tengo que mirar ninguna estadística para ver que cual es la primera preocupación de los españoles. Para mi es la corrupción, sin embargo, a consecuencia de esta corrupción, donde los euros se esfuman, se volatizan como los pichones en las manos de un malabarista. La diferencia entre ricos y pobres—yo les llamo pobres de solemnidad—de esos que se caen de la cama porque es demasiado estrecha. En su tiempo allá por los años 2014 la sagaz María Jesús Montero, otrora consejera de hacienda y Administraciones Públicas de Andalucía y actualmente Ministra de Hacienda dijo: “que no había razones para eliminar algunas de los 267 entes conocidos como las manco comunidades, consorcios”. Los dineros se esfuman y se dilapidan sin esfuerzo alguno entre estas oficinitas. Donde arriban sueldos de gran calibre entre todas estas mamandurrias, y como si fuere un concurso arriban sus hocicos sentados a mantel saboreando gambas blancas en Palos de Moger, de donde salió Cristóbal Colón para las américas.

Todo el mundo tiene derecho a saborear esas gambas blancas, he dicho gambas blancas por decir algo, aunque a decir verdad no todo el mundo tiene ese privilegio. He visto un video en este periódico con el que he notado que yo también tengo sentimientos y amor cristiano hacía los demás e incluso unas lágrimas escondidas. Que viendo el video se han asomado a las ventanas de mis ojos mitigados de ver tanta desidia y poca vergüenza de estos padres de la patria, que cada día que pasa, solamente presumen de lo que ganan, de lo que comen y de sus estudios, que, aunque sean falseados les da lo mismo. Como dice mi vecino de abajo, muchos de ellos no son capaces de ventilárselas en otros trabajos.

La señora del video dice toda la verdad, ha dado en el blanco, en este video habla claro. Paró ante una persona, en este caso era un hombre que estaba durmiendo en un banco, esta se le acercó diciéndole, que le pasa caballero, por cierto era español. Llevo aquí 5 días, no tengo donde dormir. Esta señora empezó a llorar y como no yo también, como he dicho antes mis ojos se nublaron por completo llenándolos de lágrimas.  Esta señora seguía hablando: dónde están esos “señores” que reivindican los derechos humanos de toda áfrica, y aquí tenemos personas de absoluta pobreza, pasamos delante de ellos y les damos de lado. Etc. Un video claro y con una verdad absoluta y verdadera. Yo les brindo a que vean este video en EL DIESTRO y verán que no hay rencor hacía nada, solamente la soledad que se encuentran nuestros paisanos y de la huerfanidad en que se hallan, sin embargo, los de allende de nuestras fronteras tienen los privilegios que padecen nuestros vecinos.

¿Se podría arreglar algo? Seguro. ¿Los caprichos de los sueldos a sus señorías se podrían bajar algo? Seguro que no. ¿Quién es el valiente que diga que se lo baja? Ninguno. Solamente con el dinero de la mariscada de las gambas blancas, únicamente un día de cada uno de estos salva patrias, alegrarían   en algo a estos pobres de solemnidad.  La riqueza nunca irá a la guerra, pero si la miseria, pero el hambre es un cuchillo de doble filo. Bájense los honorarios, cuando esto pase, y dejemos atrás esta sucia proclamada sociedad de bienestar, no habrá durmiendo paisanos en los bancos de los jardines y tendrá, al menos, platos calientes que llevarse a la boca.