pedro duque

Cayó, por temas fiscales, Màxim Huerta; cayó, por mentir, Carmen Montón; caerá, más pronto que tarde, Dolores Delgado, por faltar a la verdad; va por el mismo camino Pedro Duque, por contar una milonga. En ciento doce días todo un récord de ministros ‘pillados’ difícilmente superable, a no ser que tras Duque vayan más, que visto el criterio de selección del joven Sánchez, no le extrañará a nadie. No olvidemos que sigue abierto el flanco sobre la ‘tesis’ del propio presidente que, mientras quema ministros, está en barbecho.

Técnicamente, no sé hasta qué punto Duque obró fiscalmente bien o mal. Parece que al comprar casas puedes optar por dos modelos, que sean tuyas o de una sociedad, y que él optó por la segunda, cosa legal y correcta, y que esto entraña unas obligaciones tributarias que, hoy se publica, no se han cumplido. No soy experto y no entraré en detalles que desconozco, el problema una y otra vez es, más que lo que hizo, lo que dijo al afirmar que no eludió pago de impuestos y que el pagaba a su sociedad un autoalquiler que no aparece contabilizada al menos del 2015 al 1017.

No entiendo nada. ¿Nadie se da cuenta que el problema es Sánchez y no sus ‘dudosos’ ministros? ¿Alguien me lo explica?

 

@jmfrancas

Canal de YouTube del autor