operación triunfo

Me pregunto si el agua que beben estará en mal estado

En un país en el que se acaba de admitir como libertad de expresión insultos al Rey, ultrajes a los símbolos y toda clase de insultos proferidos por la extrema izquierda, ahora hay problemas con el lenguaje coloquial, el de andar por casa. Hace unos días hubo un encendido debate provocado por la letra de una canción de Mecano en la que se decía la palabra mariconez.

A una de esas niñas tan “chachis” de Operación Triunfo le dolía mucho cantar una canción con esa letra tan “ofensiva” y buscaba que, años después, el autor de la misma se retractara e hiciera una nueva letra para ella. Ahora el problema ya no es la palabra “mariconez”, ahora el problema es la palabra “arreglada”.

Y es que resulta que a otra de esas niñas tan “chachis” de Operación Triunfo no le gusta la palabra arreglada porque, según ella, sería que algo estuviera mal y que hubiera que arreglarlo. La “adulta” profesora de la academia pregunta que por qué no le gusta y ante su explicación le da las gracias “porque aprende mucho”. A la niña le gusta más decir potenciada o cuidada, esa palabra es mucho menos dura.

No sé si será a causa de una pose o es que son así

Tras ver a estos chicos tan listos hablar de esta forma me pregunto si serán así de tontos como pose o es que sencillamente son así. Me pregunto si el verse rodeados de cámaras y pensando que están a cinco minutos de ser adorados por adolescentes, se van creyendo que tienen que dar algún tipo de dogma y por eso dicen estas ridiculeces.

Están recién salidos del cascarón. La mayoría no sabe diferenciar, ni al hablar ni al escribir, el imperativo del infinitivo, pero nos pretenden dar lecciones de expresiones orales y de cómo hablar siendo políticamente correctos. No se sabe muy bien si han cambiado al entrar en el programa o si es que vienen así de fábrica. Pero parecen estar compitiendo a ver quién dice la chorrada más grande.