ministro

Otro ministro más. Y ya hemos perdido la cuenta de cuantos van. La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha mentido en su declaración de bienes, obviando un inmueble valorado en más de 1,5 millones de euros, una mansión que posee junto a su marido en una urbanización exclusiva en un municipio cercano a Bilbao, según ha informado en exclusiva OK Diario. Todo muy en la línea socialista.

Otro ministro más, otro ministro al que se le pilla en una mentira, en un renuncio, en un engaño. Y ahora dirá que ha sido un error y que como error que es no pasa nada, que lo subsanará y ya está. Y seguro que hece responsable a los asesores o a alguien de su Gabinete. Todo muy socialista, sí.

Aunque esta situación también es lógica, teniendo en cuenta que el primero que ha mentido y ha engañado ha sido Pedro Sánchez, el Presidente, que se dedicó a copiar gran parte de su tesis doctoral, ¿qué ejemplo va a dar entonces a sus ministros? Pues eso.

Y la pregunta es la de siempre, ¿qué dirían en el PSOE si esto lo hace un ministro del PP? Pues eso. Esta es la doble moral de los socialistas, así entienden la vida y la política. Este Gobierno hace aguas, está tocado desde su nombramiento, y es cuestión de tiempo que todo el mundo se acabe de dar cuenta de las manos en las que estamos.

Otro ministro con cuestiones oscuras, otro ministro que ha mentido. ¿Cuál será el siguiente?