Miguel Bosé ex-novio hijos objetos
Miguel Bosé

A este se le ha ido la pinza hace muchos años

Olvidándonos de ideologías políticas, Miguel Bosé es muy libre de tener la que quiera, es evidente que a este hombre se le ha ido la pinza o el raciocinio hace mucho tiempo. Ahora se acaba de separar de su novio, Nacho Palau, y debido a esa separación se han repartido a sus cuatro hijos, dos para uno y dos para el otro. Además unos en España y otros en México viviendo con Bosé.

Según escribe textualmente Carmen Rigalt en LOC de El Mundo: “Hoy los hermanitos se echan de menos, pero sus papás suplen esas carencias con largas sesiones de amor y Skype”. ¿Desde cuándo la separación de una pareja significa la separación de unos hermanos?

¿Cómo es posible que Bosé y su ex-novio traten a sus hijos como objetos de decoración o cachorros de gatos y les hagan algo así? Me parece incomprensible e inhumano. Hay muchas soluciones que adoptan muchos matrimonios separados y que, por supuesto, no obligan a unos hermanos, a unos niños, a una separación.

Tienen hijos como quien tiene una mascota

Lo que queda claro después de esto es que Bosé y su pareja han adoptado a unos niños como quien recoge en su casa a unas mascotas. ¿Por moda? ¿Por soledad? ¿Por algún trauma psicológico al que pretenden dar cura adoptando a unos niños?

Es terrible y debería estar penada una situación así, de ser cierta. Me parece alucinante tratar a unos hermanos, a unos niños de esa forma y creo que debería actuar alguien, defensor del menor o quien sea, para evitar que la separación de una pareja provoque aún más dolor en unos niños y tengan estos hermanos que separarse también.