ley del embudo

Una nación democráticamente consolidada e inclusa la nuestra que llevamos  cuarenta años con la capacidad de una España nueva y un estado democrático  en toda regla, nos vemos ahora avocados a un corrector de índole  mafiosa, donde un partido ha visto que no le salen las cuentas, por un lado se han adueñado de “su tele” y le ha salido rana, viéndose que los adeptos han dejado de verla, inclusive, después de haber echado por aquello de aquí mando yo, los abandonos para no ver tanta parcialidad ocultando noticias que en otros días las facilitaban como lo que era, una tele democrática, donde las noticias eran vistas, plural e imparcial. Llegó el PSOE y su común acompañante de viaje, dejando a las claras que aquí el que manda es Podemos. El partido de la rosa marchita ha caído en la trampa, y de ser un perfil constitucionalista día que pasa no sabe a dónde va y a donde desea llegar. El partido del apocalipsis, el tío de la melena desgreñada y como dicen en mi tierra, se la han metido hasta el corvejón.

Ahora resulta que las teles y los periódicos que les estaban dando adulación y pasando sus manos por las jorobas de estas mamandurrias ahora no se alegran con sus juegos de palabras al cotarro que ven todos los días los programas callejeros—no lo digo, por el programa—y de griterío inconfundible y peleón. La ministra y vicepresidenta de un Gobierno asediado por numerosos escándalos, esta prensa adicta y correligionaria están viendo llegar las horas bajas. La Calvo como empiezan a llamarla a esta ministra en una de su participación en las Jornadas de periodismo de la APE dijo que “hay que proteger “bienes superiores “apostando una solución regulando el ámbito de la expresión y el derecho de la información etc. etc.

Su jefe y el okupa que se metió en la Moncloa con 85 votos y Presidente de la nación de España, dice “abre la puerta a la censura a los medios críticos en periodo electoral”, Si señor, primero se empieza por poco y se termina de otra manera, que no deseo enjuiciar. Los globos sonda a que nos tiene acostumbrados algunos políticos, cuando ven que sus aliados empiezan a darles las espaldas hieren cortando alas a diestro y siniestro y como he leído por ahí alguien ha dicho que “el ejecutivo busca asimilar como un ataque a la Nación, a los intereses de los ciudadanos y a la supervivencia del sistema democrático aquellas informaciones de los medios de comunicación que afecten al Gobierno a sus instituciones. Recuerdo a mí padre que me decía: Los niños con la boca cerrada.   Nos miramos mucho el ombligo, estamos enclavados en una torre de babel, cada uno de nosotros tenemos una parcela sin saber cómo salir de ella. España no necesita abogados de pobres, ya somos mayorcitos para no marrear más a la perdiz. Este Gobierno con tal de que no se hable de sus maniobras y trampas dialécticas hay que decir que: una vez perdidos al río y el que no sepa nadar que se compre un flotador.