Casimiro Estefanía policía local de Sevilla atracadores
Casimiro Villegas en Hora Punta de TVE

¿Es esto justicia?

La noche del 29 de marzo de 2011 a las 3 de la madrugada, Casimiro se encontraba durmiendo junto a su mujer cuando varios asaltantes entraron en su vivienda para atracarlos. Al escuchar unos ruidos, Casimiro se dirigió hacia el salón de su casa donde le asaltaron dos de los atracadores y comenzaron a forcejear con él y a golpearlo.

Consiguió zafarse de ellos tras recibir golpes, mordiscos y amenazas de muerte y volvió a su habitación donde cogió su arma reglamentaria. Cuando volvió a salir de la habitación se volvió a encontrar con uno de los asaltantes con quien peleó y de quien consiguió zafarse tras golpearle con la empuñadura de su arma.

Al salir por la puerta de casa vio una furgoneta en la que huían los asaltantes, Casimiro disparó y alcanzó la carrocería de la misma. La furgoneta, poco después, hizo una maniobra brusca y se estrelló contra la valla. Casimiro salió a la calle y allí se encontró con otro asaltante más que le apuntaba con una escopeta corta y comenzaron un tiroteo en el que el asaltante acabó herido de bala.

En total hubo cinco heridos, tres por arma de fuego, otro por un mordisco en la nariz y Casimiro, que sufrió politraumatismos y también una mordedura humana. Por estos hechos Casimiro se enfrenta a 20 años de prisión y una responsabilidad civil de 300.000 euros, por lo que le han embargado su pensión y sus bienes para hacer frente a lo que le piden desde Fiscalía. Por su parte, los asaltantes de su vivienda se enfrentan a una pena de entre 3 y 5 años.

Casimiro y su mujer, Estefanía, han sufrido terribles secuelas tras este asalto. Casimiro perdió su trabajo debido a un Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT), una hernia discal a causa de los politraumatismos que le produjeron los asaltantes, además de haberse tenido que realizar tres pruebas médicas por un posible contagio de VIH y hepatitis a causa de la mordedura que recibió. Estefanía también sufre TEPT y una enfermedad de la glándula tiroidea, causada, según le han especificado sus médicos por el estrés que vivió durante el violento asalto.

Las consecuencias

Tras varios meses en prisión, los ladrones fueron puestos en libertad porque, según recogió el auto del juez, con esta medida «menos restrictiva» se entendía que la prisión supondría «un freno a la posible reiteración delictiva de modo sucesivo y a la toma de represalias por el tiempo transcurrido» contra el policía.

Casimiro asegura que todo esto le ha arruinado debido a que ha tenido que gastar 45.000 euros en su defensa y no recibe ningún tipo de apoyo ni del Ayuntamiento de Sevilla ni de algunos de sus amigos.

Es indignante tener que ver día sí y día también relatos similares a este. Te encuentras en tu casa con tu familia, eres asaltado, te defiendes, te destrozan la vida y sufres unas consecuencias judiciales mucho más graves que las sufridas por los atracadores. Casimiro llegó, incluso, a estar a punto de suicidarse siendo su mujer la que evitó que lo hiciera.

Ahora la defensa de Casimiro pude la libre absolución de su detenido. Esperemos que se haga justicia y que tras tantos años de sufrimiento y lucha, Casimiro y su mujer consigan que la Justcia repare todo el daño que les han provocado tanto los asaltantes como los propios tribunales.