Reina Sofía boda corte a uno de los invitados
La Reina Sofía posa con los novios (Instagram)

La boda de Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo

Me he divertido mucho con el artículo de Paloma Barrientos en Vanitatis con motivo de la asistencia de la Reina Sofía a la boda de Fernando Fitz-James Stuart y Sofía Palazuelo. No se esperaba la asistencia de la Reina y sí la de la infanta Elena, según informa Barrientos en ese artículo y, dado que la Reina asistió, se echó de menos la no asistencia del Rey Juan Carlos.

Lo cierto es que desde que el Rey Juan Carlos abdicó son muy comentadas las apariciones del matrimonio Real juntos, o por separado. En este caso, parece ser que la rumorología de la boda se centró en el hecho de que la Reina asistiera sola y en el frío saludo que se cruzó con su ex-yerno, Jaime de Marichalar.

Debió ser algo así como “parece que esté empeorando el tiempo”, a lo que uno u otro contestaría que es “lógico, ya estamos casi a mediados de octubre”. Es decir, que ni fu ni fa.

El corte al invitado

Pero lo mejor de todo debió llegar, según el artículo de Vanitatis, cuando se le acercó un invitado a la Reina y le comentó: “Señora, estuve con el rey emérito”. Comentario que no debió gustar demasiado a la Reina porque su respuesta fue: “El rey emérito no. Es el Rey don Juan Carlos”.

Imagino que el pobre invitado estaría toda la noche recogiendo los pedacitos repartidos por la sala debido al tremendo hachazo recibido.

Enlace al artículo de Paloma Barrientos.