Cobardía Puigdemont elecciones europeas miedo detenido
Puigdemont

Un cobarde de los de manual

Aunque el separatismo quiera convertir a Puigdemont en una especie de líder, un adalid de la lucha contra la “tirana” España y en un guía para la independencia de la “nación catalana”, los hechos le delatan. Y el hecho es que este tipo no es más que un cobarde huído mientras sus compañeros de tropelías están encarcelados en España.

La última demostración de la cobardía de este “artista” ha sido con motivo de las elecciones europeas. De haber sido elegido europarlamentario tendría que haber acudido a Madrid a recoger sus credenciales o a la embajada española en Bruselas. Este personajillo finalmente se ha encogido definitivamente puesto que pretendía recoger esas credenciales delegando poderes en otra persona y tenía miedo de que eso tampoco le sirviera.

Con lo cual, el “valiente”, ha confesado ante los suyos que no se presentará porque no quiere correr el riesgo de que le “arresten en la embajada”.

Cobarde venido a más

Este mequetrefe es solo valiente a través de Youtube o de Twitter pero eso de enfrentarse de cara a sus propios problemas lo lleva fatal, no hay más que ver de qué forma ha actuado en los últimos tiempos. Se envalentona cuando ve a su rebaño con su careta o tratándolo en plan presidente luchador, pero la realidad es otra y es más que evidente por más milongas que nos cuente él o los suyos.

Mientras tanto ahí sigue, encerrado en su jaula de oro de Waterloo con unas facturas que no se sabe muy bien quién paga, pero que es más que probable que corra por cuenta del contribuyente español. No es más que un pobre mierda venido a más que no vende nada a nadie, excepto a quien se resigne a creer todas sus trolas, que son muchas.