Josep Borrell 8 de octubre
Imagen de la manifestación del 8 de octubre de 2017 en Barcelona

Hoy hace un año

Estamos a ocho de octubre de 2018 y hoy hace un año que muchos catalanes no separatistas dijeron basta y salieron de sus casas. Hoy hace un año que cientos de miles de personas recorrieron las calles de Barcelona con su bandera española a cuestas para decirles a todos los separatistas que Cataluña no era suya y que más de la mitad de los catalanes no querían la independencia.

Hoy hace un año que todos los españoles nos emocionamos viendo cómo Barcelona se llenaba de gente que, mientras ondeaba la bandera nacional, decía que estaban hartos del separatismo y decían: ¡Basta ya!

Y el único punto negro de esa manifestación, el único nubarrón, lo hemos descubierto casi un año después con el personaje que precisamente dio voz a todos aquellos manifestantes y que leyó aquel manifiesto, el hoy ministro socialista, Josep Borrell.

Ha traicionado a millones de personas

Josep Borrell, personaje que no ha gustado nunca a mucha gente (entre los que me incluyo), fue la voz de aquella manifestación. Y Borrell, como buen socialista que es, no ha tardado ni un año en traicionar a todos los que aquel día confiaron en él y le encargaron ser la voz de todos.

Muchos nos sorprendimos y pensamos que no era el más indicado cuando fue elegido para leer aquel manifiesto. Pero el éxito de aquella convocatoria fue tan grande que preferimos callar para no enturbiar aquella fantástica iniciativa. Hoy tenemos que decir que, los que nunca hemos confiado en Borrell, teníamos razón.

Como personaje servil, que es lo que ha demostrado ser, se ha vendido al mejor postor, al que apostó por él como ministro y no ha tenido reparo alguno en formar parte de un gobierno apoyado por el separatismo. Hoy no solo calla, también pone en duda la conveniencia de que los políticos golpistas permanezcan en prisión o dice por la BBC que Cataluña es una nación.

Produce una gran tristeza que el éxito de aquel 8 de octubre se haya visto algo empañado por la traición de la persona que se subió a leer el manifiesto aquel día. Produce una gran tristeza pero por lo menos nos deja una enseñanza: en este personaje no se puede volver a confiar nunca más.

La traición de Borrel, 8 de octubre
Borrell el pasado 8 de octubre de 2017