Leyendo una publicación taurina de mediados del siglo pasado me he topado con esta sencilla explicación sobre cómo ejecutar la suerte suprema. La verdad es que al leerlo parece muy sencillo, pero por algo se llama la suerte suprema, por algo esa suerte es la que remata las faenas y con las que se confirman los triunfos.
Así se explica cómo ejecutar la suerte de matar conocida como la suerte del volapié:

<<Para matar bien, no hay como mirar al morrillo en el ataque entrar derecho y llevar el brazo izquierdo caído en toda su extensión al meter la muleta en la cara del toro para herirlo.

El que mira a los pitones para estoquear, nunca dará las estocadas en su sitio, y el que lleva la mano izquierda alta, con la idea de tapar la cara a los toros para que no le vean, no conseguirá nunca descubrir el morrillo de los toros>>.