Hermann Tertsch Twitter Luis del Pino
Hermann Tertsch

Hoy el periodista y escritor Hermann Tertsch, en su columna habitual del diario ABC ha puesto en su sitio a las presentadoras estella de Atresmedia Julia Otero y Susana Griso, en un artículo que no debeís dejar de leer.

Hermann Tertsch empieza su artículo titulado “fachas y miserables” comentando la entrevista de “la Otero” al cantante Víctor Manuel y diciendo lo siguiente: “Pues el 60% de la gente de las favelas, de las favelas, el 60% de los más miserables, han votado a Bolsonaro”, dice la locutora Julia Otero. “No hay nada más imbécil que un pobre de derechas”, responde el cantante Víctor Manuel. Es realmente particular el desprecio que siempre muestran los millonarios de izquierdas por los pobres, “los más miserables”, que los han hecho ricos a ellos. Víctor Manuel lleva medio siglo en el negocio. Desde que cobraba por cantarle a Franco por los 25 años de paz. Otros han hecho su fortuna más rápidamente. Quién iba a decirle a Pablo Iglesias que iba a dar el salto de la VPO de Vallecas a ese magnífico chalet de La Navata, por el que dice haber pagado 600.000 euros aunque, según coinciden conocedores del mercado, vale bastante más del doble”. (Víctor Manuel y Julia Otero diciendo chorradas, como en ellos es habitual)

 

Y tras otra serie de comentario acertados que como digo no os deberíais perder y que podéis leer en este enlace, finaliza de esta manera: “La homogeneidad antiespañola, izquierdista y separatista, frentepopulista al fin, no tiene apenas fisuras. Programas nacionales como el matinal de Antena3 son pura propaganda separatista y golpista. Se sienten, con razón los dueños de los medios y tratan a los españoles como a los pobres de las favelas. La Otero acaba de decir respecto al golpe en Cataluña que “cuando se impide una revolución “pacífica” inevitablemente se convierte en violenta”. La amenaza: O les damos lo que quieren o nos lo arrebatan violentamente. Se les dio tanto tiempo todo gratis que les sorprende que los miserables se resistan. Más le sorprenderá que les paren los pies. Y se los van a parar. Por mucho cómplice que tengan”.

Grande Hermann Tertsch, que dice lo que muchos opinamos sin pelos en la lengua y llamando a las cosas por su nombre, sin complejos.