golpistas

Todos lo imaginábamos desde que se anunció el traslado de los políticos presos a prisiones en Cataluña, donde la Generalidad tiene transferidas las competencias en esta materia, que los golpistas presos iban a gozar de beneficios que no se dan al resto de internos en las cárceles. Y así se ha publicado hoy en Libertad Digital.

Según esta noticia, que se hace eco de informaciones de Arcadi Espada en el diario El Mundo, ya existe un informe de un jefe de servicio al director de la prisión de Lledoners en el que se denuncia la celebración de la fiesta de cumpleaños de Jordi Sánchez; también que los políticos presos solo pisan la celda para dormir y que son muy numerosas las visitas irregulares que reciben, incluidas las de médicos ajenos al sistema penitenciario. Y que, además, las visitas se realizan en zonas apartadas de la prisión, para no levantar sospechas y no relacionarse con otros presos y sus familiares.

Vamos, que parece que los golpistas están en las cárceles catalanas como Pablo Escobar estuvo en ‘La Catedral’, a cuerpo de rey. Solo les faltaría tener chef particular y su propio servicio de seguridad. Pero es cuestión de tiempo.

Esta es la consecuencia de haber trasladado a los políticos a cárceles catalanas, donde la Generalidad los cuida y los mima. Andan a sus anchas, como si fueran los capos, los nuevos patrones de las cárceles catalanas.