formalidad

Según el DRAE, la palabra formalidad significa, en su primera acepción, “Condición necesaria o requisito establecido para la ejecución de ciertos actos públicos”; y en la segunda “Corrección y educación en el comportamiento de una persona. Hoy me quiero apoyar en esta última para desarrollar el contenido de lo que voy a escribir.

Mis primeros recuerdos de esta palabra vienen de muy lejos; concretamente de mi infancia y el “culpable” fue mi abuelo materno que, ante mis travesuras de niño bastante inquieto, me instaba a que tuviera esa cualidad que, desde entonces, forma parte de mi forma de ser. Al contemplar, desde esa perspectiva, los comportamientos del embustero, plagiador y perdedor de todas las elecciones y todo su gobierno, llego a la triste conclusión de que estamos gobernados por una caterva de informales que asusta.

¿Cómo si no, puede calificarse que el inquilino de La Moncloa prometiera elecciones y ya lo haya olvidado? O qué la vicepresidenta afirmara en 2006 que la Catedral – Mezquita era de la Iglesia y ahora lo contrario. Qué hayan entrado “a saco” en la RTVE, sin encomendarse a la decencia. Qué el “antes” xenófobo Torra ya no lo sea tanto. Que quieran “inventar” que hay bombas buenas y malas. Que hay que considerar “secreto de Estado” una cuestión totalmente privada y lúdica. Que miembros de un gobierno que ya no es “bonito” sino bastante “feo”, entiendan la democracia subiendo impuestos y queriendo indultar a unos presos antes de que se produzca la sentencia, es cobardía y falta de palabra.

Lo digo en el título y lo repetiré hasta la saciedad. Formalidad, Formalidad, Formalidad. A este gobierno hay que pedirle que todos sus miembros tengan la formalidad que se precisa para ejercer como tales. Y, por supuesto, que cumplan su palabra.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL