federación

“Pocas cosas más siniestras que la reunión del viernes en la cárcel de Oriol Junqueras y Pablo Iglesias. Es difícil elegir entre esa cita y la de José Luis Rodríguez Zapatero y el terrorista Otegi la semana anterior. Menudo pícnic. Si a alguien se le ocurre juzgar nuestra democracia por las apariencias, verdaderamente vamos a salir malparados” (Cristina L. Schlichting en Cope) esta y otras frases bien ponderadas y las estratagemas de los partidos de izquierdas, los republicanos, Otegui y sus secuaces, los nacionalistas  catalanes y toda la amalgama del gobierno del okupa de la Moncloa y los traidores a España, no me extraña las aseveraciones de la señora  Schlichting: en cuanto la entrevista en la cárcel Lledoners del “presidente en funciones” por la ausencia de presencia del inquilino de la Moncloa entre el tío de la coleta y el traidor Junqueras  no hablaran de crear una Republica plurinacional. Los dos son de extrema Izquierdos y además Republicanos.

El artículo 14 de nuestra Constitución Española señala que: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Es mentira, lo hemos visto, aunque las prerrogativas de nuestros políticos tengan estos regalos, la moral no tiene espejo… Sin pared de cristal de por medio y seguro que tampoco sin vigilancia, ya que el mandatario de esta prisión conocerá al dedillo la fama de educado y juicioso del tío de la coleta como para hacer imprudencias en una cárcel, faltaría más.

El jefe de Podemos, como si fuese un sacerdote, habrá ido a oír los pecados del tal Junqueras, los habrá perdonado y de camino le habrá echado una penitencia, de seguro que le habrá dicho: Hijo mío, tus pecados son los míos, no tendrás que implorar tu perdón con jaculatorias, solamente tendrías que firmar los presupuestos, aunque sea desde la cárcel, además somos los dos de extrema izquierda revolucionaria y nacionalista.  Podría ser verdad lo que dice Cope, ya tiene casa, encima escolta de GC perenne, ya se siente vicepresidente, no tiene prisa inmediata que permanecer y aprovecha el poder creciente, para convencer a la sociedad revolucionaria popular. Y, sin embargo, dice: “no en vano dijo que la Unión Soviética no había estado tan mal”.  ¿Podría estar España al borde de una federación de estados?, no lo sé.  La tranquilidad que hay en todo esto por parte de los jurisconsultos de todo tipo, políticos de tres al cuarto y la bonhomía y tranquilidad de los españoles de bien, estamos dejando a los pies de los caballos a España a merced de una revolución que no podemos adivinar, con una insensatez difícil de pronosticar. Lo estamos viendo venir   y tan tranquilos, que Dios reparta suerte. Los deseos en nuestra vida forman eslabones y esos eslabones hacen una larga cadena llamada esperanza. (Séneca).