Ignacio Escolar Pedro Sánchez Pablo Casado
Ignacio Escolar y Pablo Casado

Pablo Casado no ha dicho nada que no pensemos la mayoría

Si un presidente es elegido con el apoyo de golpistas, si acerca a presos golpistas a las cárceles de Cataluña, manda a su colega podemita reunirse con golpistas en la cárcel para negociar los presupuestos y defiende a los golpistas en el congreso, ¿qué es? Desde luego no es un geranio, será un golpista, ¿no? Pues eso es precisamente lo que Pablo Casado le dijo a Pedro Sánchez, que es un golpista.

Pero Pedro Sánchez no tiene necesidad de hacer un gran esfuerzo para defenderse, para eso tiene a su brazo armado mediático. A los pelotas en busca de un puesto como contertulio en TVE y de un buen pellizco de publicidad institucional, para eso tiene a estómagos agradecidos como Ignacio Escolar.

Escolar sabe, se lo habrá enseñado papá, de dónde vienen las mejores tajadas en forma de subvención, que es cuando gobierna el PSOE. Ha salido en el día de hoy a defender a Sánchez en un editorial publicado en su panfleto, en eldiario.es. Y nos deja frases que solo una cebcita loca y pelota nos puede dejar: “Es el discurso de la antiespaña, el que divide el país entre buenos y malos, el del nacionalismo español más excluyente y reaccionario”.

Si me necesitas, silba

Parece que Escolar siempre está ahí para defender a Sánchez, al podemismo y a todo lo que a él le parezca que le puede sacar jugo económico. Pareciera como si ayer noche le hubiera enviado un Whats App al okupa y le hubiera dicho: “No te preocupes, presidente. Si me necesitas, silba”.

Estoy seguro que Sánchez se lo sabrá agradecer como hace habitualmente con sus pelotas, con un pellizquito de los presupuestos de tráfico, de sanidad, o de la marca España será más que suficiente para engordar la cuenta de explotación del panfleto de Escolar. Pero tenemos que verle más todavía. Quizás de contertulio en TVE o en RNE. O quizás en todas partes.

Y lo harán sin disimular. Así vive la izquierda española, aprovechándose de todo lo de los demás y sin ningún disimulo. De momento unas palmaditas en la espalda. Buen chico, Escolar. Busca la pelotita…