empresario ovacionado

Os traemos una nueva anécdota en El Diestro, una anécdota en la que hablamos de la ocasión en la que el empresario fue ovacionado. Este empresario ovacionado fue José Escriche, de la plaza de toros de Vista Alegre, de Madrid. Y dice así la anécdota del empresario ovacionado:

Con fecha 18 de mayo de 1935 se celebró en la carabanchelera Plaza de Vista Alegre una corrida con los matadores «Niño de la Palma», Pepe Gallardo y Lorenzo Garza, y seis toros de Pablo Romero.

En esa corrida de toros salieron dos toros extraordinarios de Pablo Romero. “Gallineto”, con el que “El Niño de la Palma” realizó una de sus mejores faenas de su carrera y “Verdugo”. En ellos se unieron bravura y la nobleza, la casta encendida y un dato curioso, pues se puede mencionar que las mulillas tuvieron que hacer un gran esfuerzo para arrastrarlos cuando les dieron la vuelta al ruedo debido a los muchos kilos que los toros llevaban sobre los lomos.

Y fue tan notable el juego que dieron éstos, que el público, entusiasmado, no contento con obligar al mayoral de la ganadería a dar la vuelta al redondel, ovacionó de igual manera al empresario, don José Escriche, caso, este último, que, por lo insólito, bien merece ser recordado a estas alturas.

Fuente