Eduardo Inda Pedro Sánchez es carne de psicoanalista
Eduardo Inda y Pedro Sánchez

Más importante de lo que parece

Hay mucha gente que le quiere restar importancia a lo sucedido el pasado 12 de octubre con Pedro Sánchez y Begoña Gómez. Pero lo sucedido es importante, muy importante, porque demuestra la vanidosa y enfermiza personalidad del inquilino de La Moncloa, de la persona de las que dependen nuestras lentejas y nuestra vida en un futuro próximo. Eduardo Inda lo ha descrito perfectamente en un artículo publicado en La Razón.

Inda lo califica entre otras cosas de jeta y eso es exactamente lo que es. Porque solo un jeta puede comportarse de la forma que se comporta, mentir de la forma que miente y traicionarse incluso a sí mismo, haciendo todo lo contrario a lo que iba a hacer. Pero también es un jeta por su comportamiento en la recepción de los Reyes tan comentada en los últimos días.

Y es que solo un jeta redomado y endiosado se puede poner a saludar en la recepción de unos Reyes como si él mismo lo fuera. Este es de los que es capaz de invitarte a comer, pero en tu propia casa y arramplando con todo el frigorífico, pero con el tuyo, no con el suyo.

“Carne de psicoanalista”

En su artículo de La Razón, Inda llega a decir de Sánchez que no es solo de jeta, que “lo suyo es harina de otro costal” y que tras el asunto del besamanos le ve como “carne de psicoanalista”.

Y yo estoy de acuerdo con esa afirmación, pero voy aún más lejos. No solo Sánchez es carne de psicoanalista, también los ministros que le rodean y el partido que le sostiene. El jeta es un jeta de por sí y punto. Pero el jeta al que sus más cercanos no le hacen ver sus errores, la jeta que tiene, demuestra que son tan jetas o peores que él. Son todos carne de psicoanalista. Como cuando el Rey iba desnudo y todos alababan la belleza de su traje.

Enlace directo al artículo de Eduardo Inda: “Ahora la culpa es de Ana Pastor”.