carmena

Leo con asombro la noticia sobre la nueva normativa en materia de tráfico y uso de las vías del Ayuntamiento de Madrid, una ordenanza que va a entrar en vigor en breve y que va a suponer limitaciones muy importantes para el acceso al centro de la capital de España, entre otras. Y es que a partir de ahora solo podrán acceder al centro libremente aquellos vehículos que sean de los llamados no contaminantes, el resto solo podrá hacerlo si va a aparcar en un párking, ya sea público o privado. Es decir, gracias a Carmena solo los ricos, los que puedan adquirir un coche eléctrico o híbrido, podrán circular por las calles del centro de Madrid, porque desgraciadamente hay muchsa familias y autónomos que solo pueden tirar con su diésel de más de diez años…

Por lo tanto, cuando entre en vigor la ordenanza, los transportistas, las familias que tengan que llevar a sus hijos a colegios en el centro, o todo aquel que quiera ir a esa zona y no quiera gastarse el dinero en un párking simplemente no podrán hacerlo. Algo que si podrán hacer las personas o familias con capacidad económica para comprar un coche de los de cero emisiones.

Es decir, a partir de ahora si un padre ha de llevar en coche a sus hijos al colegio y este está en el centro, ¿cómo lo hará?, ¿se arriesgará a los 90 euros de multa? Y un transportista autonómo, ¿tendrá que comprar un vehículo eléctrico?

¿Estas son políticas lógicas de la izquierda que tanto dice defender al más necesitado?, porque a mí no me lo parecen. Limitar el acceso al centro de Madrid dependiendo de la capacidad económica de la gente ni es justo ni tiene sentido, pero así actúa la izquierda, imponiendo sus “ideas”, imponiendo y mintiendo, porque esta medida solo perjudica a los que tienen menos capacidad económica.