jóvenes andaluces

Hace unos días el podemita Jorge Vestrynge decía en su programa de referencia, ‘Al Rojo Vivo’, ese programa que es el altavoz de Podemos y demás patulea, que a los jóvenes andaluces «solo les interesa el rebujito, la cerveza y las gambas», e insistió, los jóvenes andaluces ponen por delante de los estudios otras cuestiones como «mucho rebujito, mucha cervecita, muchas gambitas, mucha playita, mucho ordenador o móvil». Palabra de podemita.

Y la verdad es que las críticas han sido mínimas, Teresa Rodríguez, la candidata de Podemos a las próximas elecciones autonómicas del 2 de diciembre ha desautorizado las palabras de Jorge Vestrynge, pero poco más.

Porque en esta sociedad en la que vivimos existe una doble vara de medir. Una doble vara de medir que permite a unos todo y a otros nada. Porque si comparamos esas declaraciones de Jorge Vestrynge con las de la exminsitra del PP Isabel García Tejerina las del podemita son mucho peores; pero claro, las que venden, las que hay que utilizar para hacer daño son las de la del PP, cuando ella sí llevaba razón. (Tejerina lleva toda la razón)

Y es que mucha gente, de Despeñaperros para arriba, tiene una imagen muy equivocada de lo que es Andalucía, una tierra sumida en las nefastas políticas de la izquierda, que han provocado que Andalucía esté anclada en los peores datos en casi todas las estadísticas. Y mientras tanto tenemos que soportar comentarios como los de Jorge Vestrynge; comentarios que desacreditan al que los hace y lo dejan como un inepto, porque en Andalucía hay jóvenes como los que él describe, por supuesto, pero no son la mayoría, ni mucho menos.