amigos íntimos

No hay nada más que ojear las hemerotecas, veremos que el okupa de la Moncloa, su deriva la estamos viendo conforme van pasando los días, la actitud hacía el separatismo catalán poco a poco, el tal Pedro Sánchez, nos deja en una burbuja de incalculables rastros, para mí, de una maldad que raya en una culpabilidad y según va pasando el tiempo, posiblemente la ley tendrá algo que decir. El señor Torra como el señor de la Moncloa —también digo para mí— podría rayar en un simulacro de ayuda a este separatismo, que con el tiempo se va agravando en situaciones irrefutables, dándole compromisos de esa compra y venta para esa realidad de separatismo.

Todo esto se pasa de la raya, donde está llegando a extremos insostenibles, no creo que haya estatuto y ley alguna donde todo esto no se haya podido abordar y terminar de una vez. Mientras tanto el 155 sigue durmiendo. Aquí les viene muy bien esta frase, entre amigos íntimos de todo tipo anda el juego. Le he añadido las palabras de todo tipo, ya que hay muchos más amigos inseparables, que como siempre digo: suma del mayor calibre de todo tipo de ratas metidas en las cloacas, donde por sus desagües anidan todo tipo de roedores.  Esta legislatura está pasando por situaciones aciagas para el Gobierno y sobre todo para los españoles. Ahora tenemos por delante los presupuestos donde el PNV ha avisado que a cambio deseará más dineros y de lo que no sabemos nada es otro estipendio para el dueño del casoplón, Donde esa firma que hemos visto todos, tendrá algo escondido. Mientras tanto el Gobierno no sé cómo podrá evitar la confrontación que tiene con el independentismo. Es más, ceo que no tiene zorra idea lo que debe hacer.

Cada día, como si se tratara de una serie de televisión nuestro estado democrático se ve tambalease de un lado hacía otro. Una prueba de ello, leído en las redes: “Conmigo en La Moncloa os irá mejor” … el convencimiento de que los secesionistas, más allá de la retórica, se cuidarán de cruzar la línea roja de someter a la comunidad autónoma a una nueva declaración de independenciaEl inquilino de la Moncloa es capaz, lo estamos viendo, los tumbos que le está dando a todo cuanto acomete con tal de que vayan pasando los días y verlas venir. Tenemos como jefe de gobierno a un hombre que no conoce, por un lado cuales son los derechos de los españoles, la palabra Patria no tiene sentido para él, asimilando lo de su amigo íntimo, el coletas. Y, sobre todo, creo que podría estar rayando en “vender” lo que no es suyo. O lo que es lo mismo, traspasando las líneas rojas traicionado todo lo que Juró, perdón, prometió. Ya es demasiado tarde para decir: estamos a tiempo. Señor Sánchez está llegando tarde a todo cuanto se acerca. Su mandato tiene límite de caducidad.