El Mundo ministra Delgado lamparones
ministra de justicia

De Javier Redondo

Javier Redondo publica hoy un excelente artículo en el diario “El Mundo” titulado “Una cuestión de honor”. En ese artículo, Redondo desgrana en pocas palabras lo que de verdad importa en lo que respecta al escándalo surgido con la aparición de las grabaciones de la ministra.

Tal y como se dice en ese artículo, no importa tanto lo que Delgado dijera, lo que importa es con quiénes compartía mesa y mantel, Villarejo y el juez Baltasar Garzón. El uno investigado por sus múltiples chantajes al estado y el otro por haber sido condenado por prevaricación.

Tal y como recuerda Redondo en su artículo, Garzón y Villarejo son dos de las caras visibles de las cloacas del estado. Dos personajes antes enfrentados y después íntimos colegas de conspiraciones varias con un más que sospechoso afán lucrativo y de poder. Y ahí estaba Delgado, comiendo con esos dos personajes.

Ni siquiera Pablo Iglesias puede defenderla

Si ha habido un movimiento llamativo en los últimos días con respecto a la ministra, ese ha sido el de Pablo Iglesias que es el auténtico sostenedor de este gobierno okupa. Iglesias se ha desmarcado por completo de Delgado y ya se ha puesto del lado de los que piden su dimisión. Esto sí que dinamita la permanencia de la ministra en el gobierno y no todo lo que pueda decir prensa y oposición.

Los socialistas, los podemitas, la izquierda en general son expertos en defender lo indefendible y en convencer a todo el mundo de que lo que ven con sus propios ojos es mentira y que es mejor ver lo que ellos digan.

Enlace directo al artículo de Javier Redondo: “Una cuestión de honor”.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL